Ricardo Gareca tuvo un inconveniente a mitad de camino en el objetivo de clasificar al Mundial de Rusia. La Selección de Perú se quedó sin su estrella Paolo Guerrero, suspendido provisionalmente luego del control antidóping positivo frente a Argentina.

En las horas previas al partido de ida contra Nueva Zelanda este viernes, el estratega argentino apelará a Jefferson Farfán en la ofensiva, buscando el pasaje a la cita ecuménica para los incaicos, algo que no sucede hace 35 años.

La Foquita sabe que con 33 años es tal vez la última oportunidad que tenga para llegar al máximo de su nivel a una Copa del Mundo. Por eso, le juró a su entorno, a sus compañeros, que dejará la vida en la cancha ante los "All Whites". Está mentalizado en reventar redes, como lo viene haciendo en el Lokomotiv de Rusia.