Santa Fe
Lunes 15 de Enero de 2018

Iapos: empleados advierten sobre los inconvenientes de mudarse al Puerto

Los trabajadores, nucleados en Aspi, aseguran que los afiliados van a encontrar dificultades para realizar trámites y proponen funcionar en la sede de calle San Martín. El edificio que se encuentra sobre Rivadavia será remodelado y sus oficinas se trasladarán temporalmente a la zona portuaria.

Con motivo del inicio de las obras de remodelación de la sede ubicada en Rivadavia 3452 de esta ciudad, el Instituto Autárquico Provincial de Obra Social (Iapos) se trasladará a Francisco Miguens 200, planta baja, torre 1, del Puerto de Santa Fe. Sin embargo, los trabajadores expresaron su descontento ya que aseguran que los afiliados van a encontrar dificultades para realizar trámites y proponen funcionar en la sede de calle San Martín.

Cabe destacar que las oficinas que funcionan en la sede Rivadavia comenzarán a atender a partir del 30 de enero en Francisco Miguens 200. Con motivo del traslado, los días 25, 26 y 29 de enero no habrá atención al público en esa sede.

Según Carlos Landi, secretario general de Aspi (Asociación Sindical Personal del Iapos), "desde hace mucho tiempo venimos reclamando por el estado del edificio porque no daba más, era imposible seguir trabajando en esas condiciones. Hoy se empezaron las obras. Nuestro inconveniente como sindicato es el trato que se le va a dar al afiliado. A nosotros como trabajadores nos dicen nos vamos al puerto y vamos, o a otro lado y lo hacemos, pero vemos que hay una falta de sentido común".

Asimismo aseguró a UNO Santa Fe que "consideramos que se debe colocar la totalidad de la atención al público en el local de calle San Martín y trasladar la administración, que no atiende al público y que está en ese lugar, junto con el resto de los trabajadores, hacia ese edificio. Así logramos primero la comunicación, porque tenemos todas las líneas de colectivos alrededor, pero en el puerto no. Ahora hay una sola línea de colectivo que hace conexión con otras pero la única forma de llegar es con taxi o remís o caminando, porque desde la garita de la parada de esa única línea hasta donde está el Iapos hay unos 800 metros a la orilla del río. En verano nos vamos a cocinar y en el invierno vamos a padecer un frío terrible. Mi preocupación son las personas que están discapacitadas y necesitan algún tipo de colaboración en esto. Debería haber un poco de sentido común".

Landi además aclaró: "No nos negamos en absoluto, estamos muy contentos con la reparación del edificio. Otro tema que nos preocupa es cómo coordinamos algunas tareas de funcionamiento de la obra social con la mudanza. Durante 15 días vamos a tener inconvenientes".

Por su parte, Sandra Palomeque, delegada de Aspi, dialogó con UNO Santa Fe: "No se magnificó la cantidad de personas que viene a este edificio. Por día entran entre 1200 y 1500 personas. La mayoría son gerontes y con movilidad reducida. No se pensó que un mes en el año esto está sitiado para el TC 2000. Además, vamos a tres lugares distintos: torre 1, lo que se conoce como boca de expendio, recepción de trámites, de complementarios, todo lo de recepción de notas, y trámites de prestados pro mesas de entradas; en la torre 2, sepelios y discapacidad, eso más o menos en 100 a 150 metros. La gente va a deambular, va a ser inevitable. Como, por ejemplo, el que va a anotar a un recién nacido tiene que ir a calle San Martín para que después lo enrolen y le den la documentación en el Puerto local y allí va a tener que caminar 800 metros y todo lo que conlleva cruzar Alem o 27 de Febrero".

"Según la directora, la obra está prevista en 16 meses pero todos sabemos cómo son cuando entran albañiles, por eso creemos que no va a demorar menos de tres años. Para nosotros no va a ser la problemática, para los afiliados va a ser diaria. No te cuento lo que va a ser el 30, cuando se abran las puertas después de cinco días sin atención".

"Estas advertencias fueron elevadas el 4 de enero de 2016 cuando Silvio González era el director; en abril de 2017 las ratificamos y hablamos con la directora; a la ministra no hemos llegado porque acá el que decide es el director. Creemos que las personas a las que les tocó definir lo hicieron desde el desconocimiento", concluyó Palomeque.​