"Tenemos identificado a una de las dos personas que arrojaron las bolsas y al menos a cuatro personas de las que estaban adentro, las que agarraron esas bolsas. Los tenemos filmado", confirmó Fernando Peverengo a UNO Santa Fe.

El subsecretario de Coordinación de Políticas Preventivas del Ministerio de Seguridad aclaró que no hay ningún detenido e informó que el objetivo es trabajar con el Club Colón en el derecho de admisión para que estas personas, que formarían parte de la barrabrava, no ingresen más al estadio. Por el momento, no se analiza otra sanción para la institución pero tampoco se descarta.

LEER MÁS: Crónica de una barbarie: el ataque de la barra sabalera que nadie vio venir

"Sabemos cómo fue el hecho", aseguró. Según el funcionario, la situación "atípica" se presentó cuando la barra ya había pasado por los controles de rigor.

"Tras el paso por el cacheo, tribuna segura y pasar por los molinetes, estos hinchas se quedan en un espacio como de descanso para luego ingresar", describió. Fue en ese momento cuando dos personas arrojan dos bolsas con las bombas que luego terminarían con la suspensión del partido.

"Unos ligustrines separan esa zona con el estacionamiento. Estas dos personas estaban en el estacionamiento, aparecen por entre medio de las ligustrinas y arrojan las bolsas para luego salir corriendo", precisó. Todo quedó filmado; del otro lado se alcanzó a identificar a cuatro personas que son quienes reciben las bolsas e ingresan al estadio.

LEER MÁS: Desde Seguridad confirmaron cómo entraron las bombas de estruendo

"Para nada puedo estar conforme de lo que fue el operativo", se sinceró Peverengo, pero advirtió: "Fue un operativo de rutina, que se venía cumpliendo". En ese sentido, el responsable de seguridad reconoce: "Se dio un hecho anormal. Lo tengo que decir, nobleza obliga, es muy difícil de prevenir una situación como la que se dio ayer".

Por esa razón el funcionario no descarta en las próximas reuniones de cancha plantear la necesidad de realizar "una requisa de cada uno de los autos que entran en el estacionamiento".

Consultado respecto a si hubo algún aviso previo de que algo así podía llegar a suceder, algún tipo de apriete o extorsión hacia jugadores o dirigentes, expresó: "En absoluto, por eso es que nos toma totalmente por sorpresa".