La Academia Nacional de Medicina nombró Miembro Correspondiente Nacional a Yolanda Bolzón de Lombardo, docente-investigadora de la Facultad de Bioquímica y Ciencias Biológicas (FBCB) y primera investigadora de la Universidad Nacional del Litoral (UNL) en recibir la máxima distinción que otorga la emblemática institución.

Postulada por su presidente junto a cuatro de sus miembros en una reunión plenaria privada, la doctora Lombardo fue aceptada por unanimidad en reconocimiento a su trayectoria y a los aportes científicos sobre el metabolismo de los lípidos, de la insulino resistencia, diabetes, dislipidemia, alimentación lipídica, proteica, entre otros temas.

La ceremonia se llevó a cabo el 14 de junio en el Salón Biblioteca de la Academia Nacional de Medicina de la ciudad de Buenos Aires, y su apertura estuvo a cargo de su presidente, académico Marcelo Elizari, acompañado por el académico Manuel Luis Martí, quien realizó la presentación formal. Desde la FBCB asistieron la decana Adriana Ortolani, acompañada por los exdecanos de la casa de estudios, Amadeo Cellino y Javier Lottersberger, actual secretario de Vinculación y Transferencia Tecnológica de la UNL.

En su discurso, Martí la reconoció como una gran trabajadora, "no solo limitada a las tareas específicas de su investigación sino como formadora de recursos humanos y orientadora eficiente de alumnos y diplomados". Al finalizar su presentación resaltó que "para ser miembro de esta Academia es necesario tener una vida transparente, como la que tiene la doctora y además poseer características personales que hacen de ella una persona de importancia para pertenecer a esta corporación. Sus conocimientos y su personalidad permitirán a la Academia Nacional de Medicina contar con una extraordinaria investigadora de renombre internacional en el tema de Alteraciones Metabólicas y además contar con un ser humano excepcional".

A su turno, Lombardo dijo: "Siento un profundo agradecimiento a las autoridades de la FBCB y de la UNL que me acompañaron en este día tan importante, y que me brindaron su apoyo constante e incondicional para poder desarrollarme junto a mi equipo de trabajo en esa casa de estudios que considero propia. También agradezco el apoyo de Conicet que a través de sus becas y subsidios permitieron el equipamiento y la formación de generaciones de doctorandos, y a mis colegas que me ayudaron a crecer".

Ser investigadora

Lombardo inició sus actividades de investigadora en 1963, bajo la dirección de Jorge Braulio Mullor, quien contribuyó de manera singular en la docencia y el desarrollo de la ciencia y la tecnología en la UNL, y especialmente en el Departamento de Ciencias Biológicas de la FBCB. Heredera de Mullor, para la docente, ser profesora no es solo conocer una materia para enseñarla "no alcanza con eso, solo es una condición necesaria pero no suficiente, uno tiene que reunir otros aspectos, uno de ellos es la entrega a su labor y para ser investigador uno tiene que sentir realmente la vocación porque no es un trabajo más, no se está pendiente de las horas de trabajo, no cumple el horario y se va, sino que se empeña en llegar a su objetivo, hace lo que le gusta".

Sobre la actitud de las nuevas generaciones de estudiantes opinó que "hoy en general quieren todo rápido, todo más fácil, y me da mucha pena, tenemos que ayudarlos a descubrir su vocación. Es como dijo el académico que me presentó, somos una generación de mucho sacrificio, laboriosidad y empeño por el trabajo. Seguir la vocación es la única forma para poder sortear las dificultades, no tienen que bajar los brazos ni claudicar. Soy testimonio de que se puede llegar".

Para finalizar enfatizó: "Siento que este nombramiento pone a nuestra Facultad en otro lugar, nos otorga un valor agregado y sienta un precedente muy importante para nuestras próximas generaciones".

Educación pública

Descendiente de inmigrantes italianos de la zona del Veneto, sus ancestros se dedicaron a la cría de gusanos de seda antes de venirse para Argentina, su padre fue albañil y su madre autodidacta. Yolanda es la representante de esa generación de argentinos hijos de trabajadores que accedieron a un título universitario y el fiel testimonio de lo que el trabajo y la perseverancia pueden lograr: "Me siento muy orgullosa de ser producto de la educación pública, hice la primaria en la Escuela N° 18 Falucho y la secundaria en la Escuela Normal N° 32 General José de San Martín de la ciudad de Santa Fe, donde me recibí de maestra. Me eduqué en la escuela pública al igual que los destacados miembros de la Academia, que pertenecen a mi generación, todos tuvimos una educación excelente".

Sobre la Academia Nacional de Medicina

Esta antigua institución fue creada en 1822, sus integrantes son en su mayoría médicos, entre sus miembros se destacan tres premios Nobel, Bernardo A. Houssay (1887 - 1971), Luis F. Leloir (1908 - 1987), y el Académico Honorario César Milstein. Su actividad se centra fundamentalmente en estudiar cuestiones científicas y en las técnicas relacionadas con el campo de la medicina, relacionándose con otras instituciones médicas, nacionales o extranjeras. Fomenta el culto de la dignidad y la ética en el ejercicio profesional, al igual que la investigación científica.

La Academia está integrada por cuatro secciones: Medicina y Especialidades Médicas; Cirugía, Tocoginecología y Especialidades Quirúrgicas; Ciencias Biológicas, Físicas, Químicas y Naturales; Salud Pública y Ciencias conexas con la Medicina. Cada Miembro Titular, en el momento de su designación es asignado a la sección para la que ha sido elegido.

Próximas actividades

Posterior a su designación, Lombardo fue designada para integrar la Comisión de Premios que posee la Academia referidos a su especialidad para el otorgamiento de subsidios y becas de investigación, y el dictado de un curso de Química Biológica on line para capacitar a médicos.