Las luces se encendieron y un intenso espectáculo musical copó la pista del Estadio Olímpico Luzhniki, en Moscú, en una magnífica ceremonia inaugural del Mundial de Rusia 2018.

El inglés Robbie Williams junto a la aclamada soprano rusa Aida Garifullina encabezaron el show que le cantó al fútbol y Rusia durante un mes acaparará las miradas de los fanáticos del deporte rey.

Su famoso tema "Feel" Williams enciendió a los 80.000 espectadores y a millones que seguirán a distancia una apertura que promete ser "inolvidable" y será seguida desde las gradas por el presidente ruso Vladimir Putin.