Luego del aumento en el GNC de un 15 por ciento, parecía que la brecha con los combustibles líquidos se acortaba. Sin embargo, cuatro días después de las subas en el gas, las petroleras privadas informaron un incremento del 4,5% en sus naftas, acumulando un 13,5 por ciento en lo que va del año. Este miércoles se sumó YPF, aunque con un 3%, acumulando en 2018 un 12%.

Lo cierto es que el escenario que se inició durante los últimos cincos meses del año pasado se mantiene y solidifica. Los automovilistas vuelven a elegir el GNC como combustible ante el alza de las naftas que en 2017 alcanzaron el 37 por ciento.

LEER MÁS: El GNC ya aumentó en algunas estaciones de servicio de Santa Fe

En los primeros tres meses del año las conversiones de vehículos a GNC crecieron un 41 por ciento en la provincia de Santa Fe. Eso se debe a la colocación de 2.821 equipos, contra 1.998 durante el mismo trimestre pero de 2017.

Los datos oficiales, publicados por el Enargás (Ente Nacional Regulador de Gas), reflejan un crecimiento que se inició en agosto pasado. Si se toma en cuenta este período (de cinco meses), la suba se acerca al 17 por ciento respecto a 2016.

El fenómeno fue reconocido por talleres de la ciudad de Santa Fe que colocan equipos de GNC. Si bien no se animan a ratificar los números que publica el Enargás, anticiparon a UNO Santa Fe que la demanda es importante y está en crecimiento desde finales del año pasado.

LEER MÁS: El GNC ya aumentó en algunas estaciones de servicio de Santa Fe

Si la comparación es por mes, los indicadores son similares. En enero de este año, el incremento fue del 35 por ciento respecto a enero de 2017; en febrero fue de un 48 por ciento y en marzo alcanzó un 40 por ciento (siempre respecto a mismo mes del año pasado)

A nivel nacional, el alza fue menor aunque importante también. La instalación de tubos de GNC en automóviles fue de casi el 32 por ciento durante el primer trimestre, respecto a enero, febrero y marzo del 2017, destacándose marzo con una suba del 34 por ciento.