El presidente de la Convención Nacional de la Unión Cívica Radical, Jorge Sappia, difundió un documento crítico elaborado junto a economistas del congreso partidario. "Frente a la apertura de las negociaciones del gobierno nacional con el FMI, corresponde poner en claro que esa resolución oficial representa el condicionamiento de las decisiones políticas y económicas argentinas a la lógica del stand by", sostuvo Sappia al hacer un pronunciamiento crítico sobre la decisión de Mauricio Macri.

En otro párrafo, afirma: "Sostenemos que antes de esa determinación deberían haberse intentado otras medidas menos gravosas para el pueblo, sus trabajadores, sus empresarios, sus jubilados. Ahora, existe un riesgo cierto de recesión, y con ella, la caída del consumo, la parálisis económica y la pérdida de fuentes de trabajo y de empleo".

La postura de Sappia, exministro de Trabajo de Eduardo Angeloz y secretario del área a nivel nacional con la Alianza, fue el resultado de un debate de la mesa del organismo que conduce -virtual congreso partidario, encargado de trazar la estrategia programática y electoral- con el Instituto Económico, a cargo del empresario Miguel Ponce.

Sin embargo, el vicepresidente de la Convención, Agustín Campero -cercano al exsenador Ernesto Sanz- aclaró que la mesa directiva del organismo había consensuado el jueves otro documento de apoyo al Gobierno.

Se señala: "Es necesario afrontar esta situación con valentía y coraje. La propuesta que ponemos a consideración de la opinión nacional es comenzar impulsando una reforma fiscal que grave a los sectores que exhiben mayor capacidad tributaria, originando, a la vez, una compensación para aquellos que aseguran producción y trabajo. No podemos consentir que solo el 0,4% de los recursos de la administración nacional provenga del impuesto a los bienes patrimoniales".

Y en el párrafo final le pasa factura al Gobierno por lo que entiende un destrato hacia sus socios de Cambiemos. "Esta realidad, producto de la improvisación y la multiplicación de errores, generados por ausencia de apertura y consultas, debe ser corregida por una convocatoria a todos los sectores involucrados, a un amplio Acuerdo Político, Económico y Social para lograr objetivos de convergencia que faciliten políticas de Estado".