Santa Fe
Domingo 25 de Marzo de 2018

La experiencia electoral santafesina "es un aporte importante para la discusión nacional"

Así lo afirmó María Page, una de las autoras de un reciente informe de Cippec que analizó la prueba piloto que se realizó en Rincón y Roldán en las últimas elecciones, donde se incorporó tecnología para la carga y transmisión de los resultados. "Se gana mucho en precisión, en completitud de los documentos y en tiempo de procesamiento", destacó.

Recientemente, el Centro de Implementación de Políticas Públicas para la Equidad y el Crecimiento publicó un informe titulado "No todo es voto electrónico: tecnologías para mejorar el proceso electoral", que analiza en detalle la experiencia santafesina puesta en práctica en las últimas elecciones a concejales e intendente en las localidades de Rincón y Roldán.


Para los comicios de 2017, luego de varios meses de trabajo y reuniones con funcionarios de la Cámara Electoral Nacional se acordó llevar a cabo una prueba piloto, con el objetivo de incorporar tecnología en la confección de los documentos electorales. A través de este sistema, las actas y telegramas se confeccionaron con tablets y la información fue enviada al centro de procesamiento de datos mediante un teléfono celular y no por fax como se hace usualmente.

Este proceso, analizado en el informe del Cippec, es el que abre una nueva posibilidad frente a la discusión respecto del uso del voto electrónico. "Esta prueba tuvo como objetivo reducir los errores en el registro de los resultados en cada mesa y acelerar el procesamiento de los datos provisorios. En otras palabras, puso el foco en el recuento electoral y en formas posibles de mejorar su calidad y sus tiempos", destacó el trabajo.

En diálogo con UNO Santa Fe, María Page, una de las autoras del estudio, advirtió que en la discusión, propuesta por el Ejecutivo Nacional, de cambiar el instrumento de votación se presentan dos situaciones. La primera es que hoy en día en el país poner la oferta electoral en los lugares de votación, es responsabilidad de los partidos en las elecciones nacionales y en la mayoría de las provincias. Porque las boletas actuales las imprimen y las distribuyen los partidos y muchas veces, se da el caso de que en una mesa no están todas.

"Si un partido no las puede reponer o no las distribuye, lo que pasa es que la gente cuando va a votar no encuentra todas las opciones y obviamente, los candidatos de su partido no tienen la oportunidad de que los voten porque no están. Entonces, eso es un problema que afecta el derecho a elegir y ser elegido", explicó.

El gobierno lo que propone (porque las boletas no dan todas las garantías) es el voto electrónico. Lo que planteó Page y que se ve reflejado en el informe es que el voto electrónico no es la única solución a este problema, porque no es el único instrumento oficial de votación que se podría elegir. "De hecho, la mayor parte de las democracias del mundo eligen la boleta de papel", resaltó.

La otra arista a tener en cuenta es que desde Cippec y también desde distintos sectores que analizan y exploran posibles cambios en materia electoral, hay coincidencia en que "es mejor tener un instrumento oficial" que reemplace las tradicionales boletas. ¿Por qué es mejor? Porque el Estado garantiza que en ese instrumento, ya sea la máquina de voto electrónico o la boleta única en papel, están todos los candidatos.

"Como el instrumento que propone el gobierno nacional es una forma de voto electrónico –reflejó la especialista–, ahí aparece otra discusión sobre qué tan confiable es, cómo una persona común puede controlar cómo funciona, qué garantías hay, cuánto se puede auditar, qué capacidades técnicas tiene el Estado, qué esfuerzo se va a hacer para educar al elector para que pueda usar la máquina, cuánto sale, quién pone la máquina, qué relación tiene con el gobierno, entre otras cuestiones".

En ese sentido, remarcó que hay más consenso en la cuestión de avanzar en un sistema de votación oficial que en implementar el voto electrónico como una solución a estas cuestiones porque, además, todo depende de qué tipo de problema se quiere solucionar. Aquí es donde la experiencia santafesina cobra valor y seguramente será puesta de manifiesto por Cippec y otros actores cuando el debate por la reforma política retorne al Congreso.

La experiencia Santa Fe
Al analizar las pruebas llevadas a cabo en Rincón y Roldán, el informe destaca que incorporar tecnologías en el escrutinio, en las mesas, en el registro y transmisión de los resultados tiene el potencial de contribuir a la precisión y rapidez del proceso electoral.

Embed

En esa dirección, Page señaló que en muchos casos, cuando se hace de manera manual, se pueden producir errores involuntarios en la confección de los documentos electorales que terminan derivando en diferencias que deben ser dirimidas luego en el escrutinio definitivo. Recordó también que "en las últimas dos elecciones, el conteo provisorio de votos generó controversia en el nivel nacional y en varios distritos".

Una forma de superar estas dificultades sería la que ensayó Santa Fe. La votación con un sistema manual (Boleta Única Papel) y fácil de administrar, en el sentido de que no es complicado imprimir y distribuir las boletas de papel; y la implementación de tecnología en el escrutinio que permita mejorar los documentos y acelerar la transmisión de datos.

"Lo que nosotros encontramos es que cuando se usa tableta, los documentos están mucho más completos y son perfectamente consistentes entre sí porque están generados a partir del mismo conjunto de datos. Y obviamente más legibles porque no depende de la prolijidad o caligrafía del presidente de mesa", afirmó.

—¿Este informe sirve como testimonio de que hay alternativas al voto electrónico?
—Nosotros siempre planteamos que es una necesidad un sistema oficial y que el que está más al alcance de las posibilidades técnicas de nuestras instituciones electorales es la Boleta Única en Papel. De hecho, antes de que Santa Fe adoptara este sistema ya promovíamos la opción, y por eso seguimos muy de cerca y hacemos muchos informes de evaluación de lo que Santa Fe fue haciendo en el tiempo. Creemos que es una experiencia que tiene mucho valor para la discusión nacional. Este estudio es bastante sofisticado en el sentido que tiene un diseño experimental y el efecto que aislamos es el de la tecnología que se puso a prueba. Están bien controlados todos los factores que intervienen en el resultado y en el efecto que se buscó medir. Entonces, vemos que se gana mucho en precisión, en completitud de los documentos y en tiempo de procesamiento. Sin tener que automatizar ni la emisión, ni el registro, ni el recuento de los votos, que es lo que genera toda la discusión en torno al voto electrónico.

—¿Qué otras ventajas se pueden destacar?
—Lo que tiene de bueno además es que no es algo súper sofisticado y lo podría desarrollar cada distrito, se podría hacer un desarrollo propio de la administración electoral, como que no hay que entrar con un proveedor muy específico del rubro. No automatiza nada de lo que pasa en la mesa, queda además obviamente el soporte papel de las boletas. Así que es un aporte importantísimo para la discusión nacional. Obviamente requiere un esfuerzo en la implementación porque a las autoridades de mesa hay que capacitarlas, si se equivocan también es un problema y de hecho durante la prueba pasó que en alguna mesa no se imprimieron todos los documentos, algunos los hicieron a mano y otros digitalmente. No es que es algo mágico, pero sí una solución tecnológica relativamente fácil, accesible y que ha demostrado en este estudio efectos muy positivos. En ese sentido, es realmente un aporte.


Cuidar el voto es cuidar la democracia
UNO Santa Fe también consultó respecto de la publicación de Cippec, al director de Reforma Política de la provincia, Oscar Blando, colaborador en la realización del trabajo.

Blando sostuvo que "la incorporación de tecnología en las fases finales del proceso electoral, pone de relieve que Santa Fe sigue liderando las innovaciones en materia electoral en la Argentina".

"Hemos mantenido como en 2013, la boleta única pese a la simultaneidad de las elecciones pero además mejorando el sistema incorporando tecnología con el aval de la Cámara Nacional Electoral (que auditó la experiencia), lo que demuestra que es falsa la dicotomía tecnología sí o tecnología no. Utilizamos tecnología en dos momentos exclusivamente en donde nuestro sistema demostró debilidades: errores en el llenado de las actas en el escrutinio de mesa y en la transmisión de resultados a través del fax", reflejó.

Destacó a su vez que la experiencia santafesina no es voto electrónico porque no se incluyó una máquina al emitir el voto ni para sumar resultados y porque dicho sistema pone en peligro tres principios fundamentales de la democracia electoral.


"El secreto del voto (la posibilidad que pueda conocerse la identidad del elector y a quién votó (recordar lo que dijo el presidente Maduro cuando alertó que tenía identificados a quienes habían votado en su contra); la integridad del voto (posibilidad que los resultados puedan ser adulterados, cuestión discutida en EE.UU.) y la transparencia (el voto electrónico no es auditable para ciudadanos, partidos o fiscales no especializados como lo afirma el Informe del Conicet)", enumeró.


En ese orden de cosas, hizo hincapié en que Santa Fe ha adoptado el sistema utilizado por la inmensa mayoría de los países democráticos del planeta: la boleta única de papel.

"El voto electrónico, que el gobierno nacional lo ha denominado y edulcorado con la marca «boleta única electrónica», es un sistema en retroceso en el mundo desarrollado: Gran Bretaña, Irlanda, Holanda, Israel, Alemania y los países nórdicos (Suecia, Finlandia, Noruega) no lo utilizan o lo han abandonado. Muy pocos países lo conservan en todo su territorio: Venezuela, Brasil, India", añadió.

Por último, Blando recordó las palabras de la recientemente designada directora de Transparencia Internacional, la argentina Delia Ferreira Rubio: "Santa Fe es un ejemplo en el mundo en la utilización de la boleta única" y afirmó: "Pero pese a ello, seguimos intentando siempre innovar para mejorar el sistema cuidando el voto: porque cuidar el voto es cuidar la democracia".