Cuando aparecieron las fotos de Wanda Nara en Ibiza muchas mujeres salieron a bancar a la rubia que era víctima de burlas en redes sociales porque en las imágenes se la veía con un poco de celulitis y algunas estrías.

Sin embargo, la cosa se dio vuelta una semana después porque Wanda propinó una frase en la revista Gente que molesta y mucho.

En vez de reconocer que tal vez una mujer con cinco hijos puede tener celulitis y estrías siendo algo de lo más normal del mundo, la rubia quiso dejar en claro que su cuerpo es casi perfecto.

Wanda asegura que le trucaron las fotos para perjudicarla y agrega: "Además, me causó risa la panza que me hicieron: ni en mis embarazos estuve así. Con mis posibilidades económicas nunca llegaría a estar tan mal como me mostraron en esas fotos: existen un millón de tratamientos para solucionarlo".

La conclusión que Wanda deja en la revista es que con plata se soluciona todo y que estar así como en esa foto es estar "mal" cuando en realidad lo que pasó podía servir de ejemplo para que nadie siga cosificando a la mujer por su cuerpo. Una pena.