Luego de la reunión que se realizó esta tarde entre autoridades municipales, comunales y gremiales en la Secretaría de Regiones, Municipios y Comunas, se definió el aumento para los empleados municipales de la provincia de Santa Fe.

El mismo será de un 18% a abonarse en dos partes: un 10% en marzo y el 8% restante en agosto. A su vez, el secretario general de Festram, Claudio Leoni, afirmó que se acordó un aumento mínimo garantizado para los empleados municipales de 2.800 pesos, a pagar $1.500 en marzo y $1.300 en agosto.

Al mismo tiempo, se estableció una cláusula gatillo, que se aplicará cuando la inflación supere el acuerdo pautado en cualquiera de los dos tramos.

Leoni expresó: "Logramos llegar a un acuerdo que permitió contemplar la realidad de nuestro sector y no quedar encerrados en políticas extrañas". En el mismo sentido, aseguró que "fue importante avanzar en una paritaria que nos permitió discutir nuestra realidad con los intendentes".

No obstante, el dirigente gremial aclaró que "lamentablemente la paritaria no resuelve el problema del salario de los trabajadores, que no depende de nosotros. Lo que creemos es que hemos hecho un acuerdo que es satisfactorio para esta situación. Desde la paritaria no se manejan los temas que son ajenos a la pérdida del poder del salario y que están en manos de la política económica y no de los trabajadores", aseguró.

Por su parte, la secretaria de Gobierno de la Municipalidad de Santa Fe e integrante de la Mesa Paritaria, Malena Azario, aseveró que "la discusión pasó por las cuotas. El 18% era un número establecido. Hicimos un esfuerzo para llegar a un acuerdo que los municipios y comunas podamos hacer frente, y creemos que hemos mejorado el salario de los trabajadores", finalizó.