Hoy la ciudad está preparada y tienen un sistema de terraplenes de defensa ante la crecida de los ríos, y desagües, reservorios y estaciones de bombeo para la extracción del agua de lluvia, que protegen a la ciudadanía. De esta manera funciona en el cordón oeste de la capital provincial: