El ministro de Infraestructura y Transporte de la provincia, José Garibay, junto con el intendente de Recreo, Omar Colombo, firmaron este jueves un convenio para la provisión y colocación de un tanque elevado y de una cisterna de almacenamiento, como parte del sistema de agua potable que se ejecuta en el sector de sur de esa ciudad y que presenta un 70% de avance.

Garibay destacó el "buen ritmo de ejecución de la obra que va a garantizar agua potable a unos 4.000 habitantes y decidimos incluir, como tema complementario que no estaba contemplado en la licitación de la obra, la ejecución de un tanque elevado y una cisterna de reserva para el agua procesada". Esta intervención demandará una inversión oficial de $2.454.387.

"Actualmente, la red de distribución está prácticamente concluida, restando la ejecución de un cruce sobre la Ruta 11 y de las conexiones domiciliarias en las viviendas ubicadas sobre esa vía de comunicación", agregó.

El ministro aseguró que "una vez que culminemos con la red se comenzará a trabajar fuertemente en la planta de tratamiento, con el objeto de eliminar hierro y manganeso del agua extraída de las perforaciones para garantizar un agua de calidad libre de contaminantes".

"Estamos haciendo una inversión histórica en materia de agua potable, planteando el acceso al agua a partir de un abordaje integral que contempla la captación, tratamiento, distribución y cuidado del recurso", finalizó.

De la actividad, llevada a cabo en la sede municipal de Recreo, participó también el secretario de Aguas y Saneamiento, Arnaldo Zapata, junto con funcionarios provinciales y municipales.

La obra

Se trata de un sistema de provisión de agua potable que consiste en la ejecución de tres procesos: captación-impulsión, tratamiento-reserva y red de distribución.

Para ello se previó la construcción de cuatro perforaciones de captación de agua cruda con su correspondiente red de impulsión; la colocación y puesta en funcionamiento de una planta de tratamiento biológica de 85 metros cúbicos/hora, con el objeto de eliminar el hierro y manganeso del agua cruda; la instalación de cisternas de almacenamiento; y la ejecución de una red de distribución de 20.026 metros, con más de mil conexiones domiciliarias.

La construcción de la obra cuenta con una inversión de 31 millones de pesos y está siendo financiada en un 33% por el gobierno provincial y el 67% restante por el Ente Nacional de Obras Hídricas de Saneamiento (Enohsa).