Santa Fe
Lunes 19 de Febrero de 2018

La provincia ratifica su competencia sobre los radares en su territorio

Las autoridades salieron al cruce de información que daba cuenta de que los cinemómetros no estaban autorizados por Vialidad Nacional.

La Agencia Provincial de Seguridad Vial (APSV) advirtió que los cinemómetros (radares) de control de velociad en rutas nacionales y provinciales que atraviesan el territorio santafesino cuentan con la homologación nacional del Inti, por lo que las mediciones efectuadas "son válidas", y que el poder de policía sobre el tránsito y la seguridad vial en estas rutas corresponde a la provincia de Santa Fe.

De esta manera, las autoridades salieron al cruce de información suminstrada por Seguridad Vial de la Nación, y ventilada en medios de comunicación nacionales, que daba cuenta de que Santa Fe no cuenta con radares homologados por ese organismo.

La APSV recogió el guante y salió a aclarar que, en primer lugar, "la validez de las comprobaciones realizadas por estos dispositivos se verifica a través de la calibración periódica realizada por el Instituto Nacional de Tecnología Industrial (Inti), organismo técnico de aplicación de la ley nacional de metrología legal".

Según explicaron, el certificado de verificación primitiva o periódica, según correspondiere, tiene vigencia anual. "El modelo del cinemómetro debe ser previamente aprobado (homologado) por la Subsecretaría de Comercio Interior de la Nación. Por otro lado, en el caso de los cinemómetros fijos, los ensayos y verificaciones de Inti se realizan in situ; es decir, con la obra culminada y el equipo emplazado. De esto que deduce que las mediciones efectuadas con estos equipos en el territorio de la provincia de Santa Fe cuentan con validez legal", aclararon.

Competencias

Con respecto a la competencia de la Agencia Nacional de Seguridad Vial (ANSV) o Vialidad Nacional, desde la APSV aclararon que "no existe ninguna normativa que otorgue a la ANSV o a la Dirección de Vialidad Nacional poder de policía sobre las rutas nacionales que atraviesan nuestra provincia".

En cambio, el poder de policía sobre el tránsito y seguridad vial en rutas nacionales y provinciales "lo tiene la provincia de Santa Fe por facultad reservada en la Constitución Nacional (artículo 121), y en la ley provincial 13.133 (artículo 7, inciso 12)", abundaron.

En este marco, es la provincia quien ejerce su función a través de un organismo competente y específico en la materia como es la APSV, que por ley provincial está autorizada a "colocar y utilizar en rutas y caminos provinciales y nacionales que atraviesan el territorio santafeino sistemas automáticos y semiautomáticos de control de infracciones y sistemas inteligentes de control de tránsito", indicó el organismo.

El director de Gestión de Sistemas Técnicos y Administrativos de la APSV, Ariel Minuet, consideró que "la implementación de controles a través de dispositivos electrónicos y de gestión de infracciones en las rutas santafesinas desde el 2013 apunta a profundizar un aspecto importante dentro de la política de disminución de la siniestralidad como es el control y sanción de una de las conductas más riesgosas, como el exceso de velocidad, y cuyas consecuencias en un siniestro de tránsito suelen ser gravísimas. Los sistemas de control contribuyen a educar a la población en ciertas conductas que deberían ser sistemáticas y no ocasionales, generando una cultura de respeto a las normas y una sólida conciencia vial por parte de todas y todos", agregó el funcionario.

Señalización específica

Por otro lado, acerca de la señalización vial específica, cuando se realizan controles mediante cinemómetros portátiles en zonas o travesías urbanas, Seguridad Vial verifica la existencia del esquema de señalización aprobado mediante resolución Nº 121/14 de ese organismo.

Cuando se realizan controles en zonas abiertas en rutas con velocidad máxima general menor a la prevista legalmente, la Dirección del Observatorio Vial verifica la existencia de señalización específica con anterioridad al punto de control. Cuando se realizan controles en zonas abiertas con tramos de velocidad máxima reducida, la Dirección del Observatorio Vial verifica al existencia de señalización específica con anterior al punto de control.

Como regla general los cinemómetros provinciales controlan excesos a las velocidades máximas generales. Se aplican por tanto en este caso las reglas de velocidad establecidas en el artículo 51 de la Ley Nacional 24.449, que todo titular de una licencia de conducir está obligado a conocer. (por ejemplo, en rutas de un solo carril y con ambos sentidos de circulación, la máxima para automóviles y motos es de 110 kilómetros por hora).

Cuando se realizan controles mediantes dispositivos electrónicos de captación de infracciones, la detención posterior del vehículo tiene como objetivo notificar en el acto los efectos de la conducta infractora. Sin embargo, la falta de detención no impide la conformación de un procedimiento contravencional válido ni afecta el derecho de defensa.