Mientras en la planta baja un grupo de mujeres baila zumba, en otro rincón un par de jóvenes comparte unos mates. Ya en el primer piso, algunos varones participan de un curso de Introducción al Trabajo en una de sus aulas, mientras que al lado están armando juguetes de madera. Más arriba, otro grupo de niños y niñas participa de las clases de apoyo escolar. Ese era el panorama en uno de los edificios NIDO (Núcleo de Innovación y Desarrollo de Oportunidades) que funcionan en la capital provincial. Se trata de espacios que promueven la integración y participación de los vecinos y vecinas, con una variada agenda de actividades educativas, de formación, deportivas y culturales, destinadas a la comunidad. Este miércoles por la mañana, la secretaria de Desarrollo Social del Gobierno de la Ciudad, Cecilia Battistutti, junto a la secretaria General, María Martín, visitaron el Nido de Barranquitas.

"Hoy estamos lanzando el programa Nido de políticas públicas dirigidas a toda la comunidad, pero destinado especialmente a la niñez, la adolescencia, la juventud, y el género y la diversidad, porque creemos que son los sectores y colectivos que socialmente son los más desprotegidos y vulnerables, y que tienen mayor complicación para acceder al empleo", señaló la secretaria de Desarrollo Social, Cecilia Battistutti.

Para todo el barrio

Más allá de la significación del programa NIDO como Núcleo de Innovación y Desarrollo de Oportunidades, la funcionaria manifestó que "cuando hablamos de Nido también lo hacemos como espacios de encuentro, acogida y de cuidado. Lugares donde todas las personas de cualquiera de los barrios de Barranquitas, San Pantaleón, o Villa Hipódromo puede venir y sumarse a cualquiera de las actividades".

En ese sentido, valoró que cada uno de estos espacios cuenta con una "agenda muy variada, con propuestas deportivas ,culturales y de formación laboral. También esta el eje de promoción de derechos y de terminalidad educativa, con talleres de empoderamiento para las mujeres o el programa Encontrarte que lanzamos en el mes de marzo con motivo del Mes de la Mujer, como un espacio no solamente de capacitación y diálogo acerca de lo que nos pasa a las mujeres y los derechos que aún nos falta conquistar, sino también para poder trabajar colectivamente en nuestros barrios y donde podamos dejar nuestra huella de la políticas de igualdad de género".

Y contó que "para los niños y adolescentes, estamos trabajando en un programa laboratorio de inventos para jóvenes de 11 a 15 años donde van a poder aprender robótica y electrónica aplicados en muñecos". Cada uno de estos lugares cuentan con red wifi libre, entonces los chicos se encuentra en estos sillones a compartir videos y tutoriales.

En toda la ciudad

Cecilia Battistutti, adelantó que el programa se va a extender "a cada distrito. Hoy estamos comenzando en Barranquitas, San Lorenzo, Las Flores -en el jardín municipal-, y en Facundo Zuviría. En la próximas semanas vamos a estar inaugurando el Nido de Coronel Dorrego y el del Polideportivo La Tablada y de Alto Verde". De esta manera, la red NIDO, como se denomina, contará con siete sedes, a donde los interesados pueden dirigirse en el horario de 9 a 18.

En ese sentido, alentó a que "cualquier persona que esté cerca de estos lugares, o que quiera venir, sin ser necesariamente del barrio, puede venir y sumarse. Hay distintas actividades de formación laboral que al ser validadas por el Ministerio tienen cupo y una etapa de inscripción, pero en cuanto a las actividades culturales y deportivas no tienen inscripción previa".

Trabajo en red

Más adelante, Cecilia Battistutti, indicó que la red NIDO tiene la particularidad de que lo integran otras instituciones públicas o privadas, como puede ser una vecinal y donde en cada espacio de realizan las actividades: "En Barranquitas, esa red está compuesta por el Solar de San Pantaleón y de Villa Hipódromo, y el centro parroquial San Francisco Solano, donde vamos a destinar un espacio específico para oficios gastronómicos".

"También, en la red NIDO de Facundo Zuviría, además del Centro Integrador Comunitario, está el Solar de Liceo Norte, pero se suma la vecinal San José donde a través del trabajo conjunto dictamos talleres de tapicería, carpintería y actividades deportivas", mencionó a modo de ejemplo de articulación.

Finalmente, la funcionaria destacó que "estamos muy contentos, porque hay mucha gente que se está sumando a estos lugares de encuentro en los barrios, donde la gente puede compartir un mate o charlar, puede desarrollar actividades que mejoren su empleabilidad, pero lo más importante, es que entre todos podamos hacer barrios más seguros y donde la convivencia sea todos los días un poquito mejor".

"Para nosotras"

Estela es una de las vecinas que se sumó a la clase de gimnasia. "Somos un grupo de mamás que nos tomamos esta hora para nosotras. La mayoría somos amas de casa o trabajamos por nuestra cuenta. Yo hago pan casero, pastaflora, y productos de panadería, y me tomo este ratito. Está bueno porque está dentro del barrio, cerca de nuestra casa, por ahí no podemos pagar un gimnasio, y además, nos sentimos muy apoyadas y ayudadas, porque a parte de practicar zumba, también tenemos talleres, charlas sobre violencia de género o sexualidad para hablarle a nuestros hijos o nietos", contó mientras tomaba su bicicleta para regresar a su casa y agregó: "Es todo cuestión de animarse y tomarse un ratito para nosotras, porque todas somos mamás, abuelas, todas tenemos un hogar, familia que llevar adelante, y está bueno tener este espacio", concluyó.