El jueves, muchos industriales de la provincia se congregaron en Las Parejas, con motivo de los 50 años del Centro Industrial de Las Parejas, y ese mismo día el dólar marcaba un récord en su cotización llegando a casi 24 pesos. La sensación de muchos en ese lugar era de preocupación y agobio.

"Tras el problema con las tarifas y que ya era alta la tasa de interés, ahora con el crecimiento de la tasa, la situación es más angustiante aún, porque por un lado pagamos más de interés y por el otro la gente también consume menos", manifestó a UNO Santa Fe un dirigente de Fisfe.

A nivel institución desde la Federación Industrial de Santa Fe la intención es, en la reunión de comisión directiva que tendrá lugar el lunes, impulsar una convocatoria a todos los asociados para manifestar una fuerte oposición al alza de las tasas de interés.

En este sentido, la estimación que hace el sector, más allá de las medidas anunciadas el viernes por los ministros de Hacienda y de Finanzas, Nicolás Dujovne y Luis Caputo, luego de la corrida cambiaria, es que la inflación seguirá en ascenso porque el aumento de la divisa estadounidense indefectiblemente impactará en el costo de las materias primas e insumos de la industria.

"Está todo dolarizado y la suba de tasas paraliza la actividad. Para seguir un costeo de producción hay que llevarlo a una moneda estable, porque sino varían los costos en millones de pesos de un lado para el otro con estas variantes. Entonces, matemáticamente ya empiezan a escasear algunas mercaderías y no hay precios", graficó otro de los industriales consultados por este medio.

En la misma sintonía, aunque de manera mucho más diplomática y política, el presidente de la Unión Industrial Argentina, Miguel Acevedo, sostuvo que el encarecimiento del crédito "impacta mucho por las tasas de interés que tendrán que afrontar las pymes", aunque deslizó su esperanza de que "las tasas puedan volver a bajar rápidamente y así encarrilarse de nuevo".

Baja de expectativas

Según desarrolla otro reciente artículo de UNO Santa Fe, en el último informe de la Unión Industrial de Santa Fe correspondiente al primer trimestre de 2018, el 43% de las empresas calificó de manera positiva su cartera de pedidos de producción (en el mismo período de 2017 fue el 56%), y el 37% manifestó estar enfrentando menores órdenes de compra (antes 28%).

Generalmente, en los primeros meses del año, el optimismo de la mayoría de los empresarios es bueno, y la sensación general es que el año que comienza será mejor que el que pasó. Siendo este un reporte que no contempla lo ocurrido en abril, donde las tarifas impactaron de lleno en la actividad y que además, la comparativa es con el primer trimestre de 2017, en el cual la actividad enfrentó un retroceso de -2,6% interanual, el panorama no es alentador.

Así lo reflejó también Marcelo Morilla, vicepresidente de la Unión Industrial de Santa Fe, quién señaló que una tasa de 40% en este contexto es un golpe muy duro para las pequeñas y medianas empresas. "Salir a negociar un cheque con una tasa base de 40% es inviable. Las pymes estamos perdiendo por todos lados", aseveró.

A su vez, el empresario se mostró preocupado porque el escenario descripto tampoco es bueno para el consumo, con lo cual en relación a las expectativas industriales se refleja en que hay poco optimismo de que la situación se pueda revertir en un futuro cercano, ya que la gran mayoría de las pequeñas y medianas industrias dependen casi exclusivamente del mercado interno.

"Para los que tenemos una actividad económica regular nos complica mucho. Antes ya era difícil financiarse y con esta tasa directamente es imposible", enfatizó.