En la segunda mitad de la séptima audiencia en la que se analizó la media sanción aprobada en Diputados, comenzó exponiendo el abogado y doctor en Derecho de la Universidad Austral, Santiago Alfonso. El letrado se manifestó en contra de la iniciativa y consideró que "es gravemente inconstitucional y debe ser rechazada por el desconocimiento del principio de la igual e inviolable dignidad de la persona humana". Alfonso destacó además que "una democracia no admite ciudadanos de segunda categoría y este principio nos impone a todos su defensa teórica y práctica".

Otro orador fue el abogado y docente de derecho constitucional de la UCA, Pablo Garat, quien se pronunció en contra de la iniciativa y resaltó que "estamos transformando un delito en un derecho y esto no lo dice el doctor Garat sino el proyecto aprobado en Diputados". El abogado finalizó su exposición citando a la Madre Teresa de Calcuta diciendo: "No los aborten, no las aborten, dénselos a todos aquellos que tienen amor para recibirlo".

Débora Ranieri, miembro de la Academia de Ciencias Morales y Políticas y doctora en Ciencias Jurídicas, también fue una de las expositoras que cuestionó la constitucionalidad de la iniciativa en debate a partir de la adhesión argentina a la Declaración de los Derechos del Niño. Destacó que este obtuvo rango constitucional con la reforma del año 1994 y que violar su texto convierte al proyecto en "anticonstitucional".

El doctor en bioética y miembro del Comité Nacional Provida de México, Jorge Serrano, comentó que "en once años se llevan 185.093 abortos legales y ha sido una verdadera tragedia para la Ciudad de México". El especialista mexicano resaltó que "en México se ha pervertido el sistema médico. Ese que ha sido creado para salvar vidas ahora está asesinando a esos bebés y a las madres".

Posteriormente habló el abogado y doctor de la Universidad Católica de Córdoba, Alberto Bianchi. Calificó al proyecto aprobado en Diputados como "unitario" y "anticonstitucional". Resaltó que "el Senado federal no puede tolerar que esta ley sea sancionada porque estaría afectando sus propios principios de respeto a las autonomías provinciales" y concluyó diciendo que "se impone la pena capital sin juicio previo a personas inocentes y además se condena penalmente al profesional de la salud que dilate o se niegue a aplicarlo".

El último orador fue el abogado constitucionalista Jorge Vanossi. Rechazó el proyecto en debate y aseguró que "el aborto posee un signo negativo porque es la negación de las vidas del niño y la madre, según el caso". Afirmó que su oposición al tema "se sustenta en la creencia moral de que el aborto es un acto injustificable ya que la concepción empieza a partir del implante del embrión en el útero materno".