UNO Santa Fe recepcionó un importante número de quejas de trabajadores del sector privado, quienes manifestaron que las tarjetas de crédito descontaban el mínimo del monto adeudado hasta dos semanas antes de la fecha de vencimiento. Mientras que en otros casos se plasmaba el descuento total de créditos bancarios tomados por los clientes con anterioridad a su fecha de pago.

Ante estas inquietudes, UNO Santa Fe se contactó con la Defensoría del Pueblo, desde donde aseguraron que en ninguno de los casos, tanto con las tarjetas de crédito como con los créditos bancarios, las entidades bancarias están obligadas a respetar la fecha límite establecida de pago.

"El consumidor tiene un contrato con la tarjeta de crédito y sabe que tenés determinada fecha que permite organizar y administrar la economía familiar; una situación como es el adelanto del descuento por cobro atenta contra la economía", explicó la doctora Liliana Campomanes, directora de Gestión e Instrucción de la Defensoría del Pueblo .

Una de las recomendaciones que brindó la consultada consiste en el cambio de forma de pago, pasar del débito automático y adherirse al pago por ventanilla.

Al ser interrogada sobre la legalidad de este procedimiento, Campomanes no dudó en responder que el adelanto del cobro antes de la fecha establecida puede calificarse como ilegal por parte de la entidad bancaria.

"Pero además es un incumplimiento a lo pactado y atenta contra la economía familiar, generando un desequilibrio económico en esta relación. La balanza se inclina a favor de ellos en detrimento del cliente", agregó.

En caso de que el cliente vea cercenados sus derechos y las empresas financieras estén incumpliendo en las fechas establecidas para el cobro de los servicios de la tarjeta, desde la Defensoría recomendaron realizar una presentación solicitando la "inmediata restitución de lo deducido y que se respeten las fechas pactadas", explicó Campomanes.

En el caso de las denuncias recepcionadas por la Defensoría del Pueblo, las tarjetas de crédito lideran el ranking de quejas, representando el 14% de los casos atendidos en el primer semestre. Con este porcentaje los reclamos por telefonía celular que históricamente encabezaban las solicitudes, pasaron al segundo puesto.

La mayoría de las denuncias está relacionada con el desconocimiento de cargos, o sea compras no realizadas o seguros no contratados por el cliente. "En estos casos aparecen compañías de seguros no contratadas en los que la persona nunca recibió la póliza en su domicilio y le descuentan pequeños montos que rondan los 200 a 300 pesos", relata sobre la forma de proceder de algunas empresas. En este tipo de episodios, las responsables son las tarjetas de crédito (y no los bancos) las que habilitan el cobro.

A esto se deben sumar los casos de contratación de seguros de vivienda e incluso figuran en la lista de reclamos aquellos vinculados a las mascotas.

Por otro lado, se presentan denuncias en las que los usuarios desconocían su adhesión a determinada tarjeta de crédito ya que nunca les llegó pero se enteran de esto cuando reciben los cargos por renovación.

En esta cadena de contrato existen varios protagonistas entre los que figuran: el banco que financia y otorga la tarjeta de crédito así como también los comercios que firman contrato con las tarjetas para poder vender. "Pero en esta relación, en el medio se encuentra el consumidor que siempre está en desventaja, por lo tanto tiene una ley a favor", explica Campomanes.

El rol y la responsabilidad del usuario serán claves en el escenario planteado, ya que es necesario que este agudice la vista y observe con detalle los cargos que se le atribuyen. En caso de que aparezca un cargo que se desconoce, lo primero que se debe hacer es acudir al banco para realizar la consulta correspondiente y reiterar el trámite ante la tarjeta. "Si pasan los 30 días, es difícil que el cargo sea reintegrado", destaca la abogada en relación a la ley que regula a las tarjetas de crédito.

A modo de conclusión, Campomanes reiteró que todo comportamiento financiero que esté fuera de lo pactado entre los involucrados y cuyo movimiento afecta al usuario, debe ser plasmado ante la entidad bancaria responsable del cobro. "Hay que presentar la queja ante el banco para que este no proceda al débito, se deben respetar las fechas tanto con las tarjetas de crédito como con los préstamos adquiridos", aconsejó la abogada.