"Que estamos en una tormenta nadie lo duda. Las consecuencias y los efectos los vemos en la economía y en el ámbito social. En eso estamos todos de acuerdo. El mayor problema es que el gobierno no muestra un camino para salir de la tormenta y superar la situación y encontrar un mejor lugar para la economía".

Así opinó hoy el gobernador Miguel Lifschitz sobre la situación actual y las medidas económicas de la administración de Mauricio Macri. El mandatario se reunió el martes con el jefe de Gabinete, Marcos Peña, a quien le planteó los serios problemas que sufrirán las provincias como consecuencia de la decisión de eliminar el Fondo Social Solidario.

En declaraciones al programa Zysman 830, que se emite por La Ocho, el mandatario santafesino analizó las últimas medidas tomadas por el Poder Ejecutivo Nacional. Planteó las luces y sombras que advierte en las decisiones que tomó el equipo económico del presidente para enfrentar la crisis que atraviesa el país.

Con respecto al déficit fiscal, Lifschitz coincidió en la necesidad de que se reduzca, pero aclaró: "Ahora, habría que explicar por qué llegamos a este punto. Porque una parte corresponde al gobierno anterior, pero también este gobierno tuvo responsabilidad en el déficit que hoy tenemos en la Argentina".

A continuación las principales definiciones del gobernador Lifschitz:

"La eliminación del fondo sojero representa un problema serio para las finanzas del día a día para las provincias. Con esos recursos hay obras que están en marcha y vamos tener serios problemas para darle continuidad".

"Hay conversaciones con otros gobernadores para compensar el fondo sojero con recursos de Ansés. Eso eventualmente sería para el año próximo. Estamos estudiando ir a la Justicia, pero sabemos que las vías judiciales en Argentina llevan años".

"Tenemos el problema de la pobreza. No hay ninguna medida para ver en qué medida se reduce la pobreza que había sido un compromiso del gobierno. Esta es la conversación que falta: ver cómo salimos de la tormenta y cómo mejoramos la situación para el futuro".

"Los despidos en Santa Fe todavía no es una situación masiva. Hay problemas puntuales. Siempre el hilo se corta por lo más delgado".

"Los empresarios santafesinos, en su mayoría, hacen un gran esfuerzo para retener la planta de trabajadores. Y se la bancan y buscan alternativas. Reducen horas extras y trabajan en un solo turno. Pero mantienen los planteles de empleados".

"Pero cuando tenemos empresas con problemas, empieza a aparecer la disminución de puestos de trabajo. Por ahora, lo vemos de una manera atenuada, pero recién estamos entrando en un proceso de recesión. Es probable que en octubre y noviembre, la situación será más compleja que la de hoy".

"Habrá un presupuesto 2019 con reducciones de partidas nacionales que venían a las provincias y también de reducción de recursos para las provincias. Tendremos ajustes por los dos lados. Hay recortes en los gastos de medicamentos, de salud, en aportes del gobierno para política social, para educación. Todavía no es total el corte, es por goteo, pero se va sintiendo. Probablemente, el año próximo será más notable la situación".

"Nos hemos planteado como objetivo sostener la obra pública. No haremos recortes por lo que eso representa como fuente de empleo. Hoy 40 mil hogares santafesinos tienen un sueldo a fin de mes gracias a la obra pública provincial. Y no quiero que eso decaiga".