Bolsas de residuos, latas vacías, papeles, botellas y hasta yerba, son algunos de los rastros que aún quedaron en la avenida Costanera, desde Boneo hasta Javier de la Rosa, donde tradicionalmente se instalan los puestos de la feria popular. Cabe destacar que dicho espacio funcionó hasta las 22 del domingo y que reunió a más de 100 vendedores.

Vecinos de la zona enviaron imágenes de dichas postales, reclamando que no se haya procedido a la limpieza del lugar con antelación.

"Dejar los restos desparramados durante tantas horas lo único que provoca es mayor basura en todo el barrio, porque el viento desparrama y es peor", se quejaron en un mensaje.