"No tenemos ninguna novedad, no podemos confirmar el porcentaje", aclaró Alberto Boz, presidente de la Federación Argentina de Expendedores de Nafta del Interior (Faeni), al ser consultado sobre una nueva posible suba de los combustibles.

Sí remarcó que "hasta el fin del primer semestre no va a haber aumento de combustible. Eso lo confirmó el ministro de Energía, Juan José Aranguren, que está acordado con las petroleras un congelamiento de precios. Y que en el segundo semestre iba a compensar lo que no se aumentaba ahora el producto", anticipó Boz.

En ese sentido, explicó que el precio de los combustibles se forma en relación al costo del valor del barril del crudo, del tipo de cambio que se registre en el país y que ambas variables aumentaron. Por un lado, la suba del dólar en la Argentina y, por otro, el incremento del crudo a nivel internacional; son componentes claves para el precio futuro de las naftas.

"Estamos muy preocupados, porque hablar del 12% de aumento en caso de que fuera real nos complica mucho la existencia, al estacionero y al público consumidor", advirtió el representante del sector. En sintonía con esta preocupación, Boz aseguró que se está debatiendo en las cámaras que nuclean a los empresarios si van o no a vender con tarjeta de crédito en junio.

"Las tarjetas nos pagan a los 28 días. Lo que vendo en junio lo cobro en julio, cuando quizás ya hubo un aumento. Estamos debatiendo en el seno de las instituciones si vamos a vender con tarjeta y qué va a pasar los últimos días de junio. No sabemos qué vamos a hacer porque es una descapitalización constante", sostuvo.

En caso de confirmarse el porcentaje del 12% de aumento se vaticinan complicaciones en las ventas con tarjetas y la comercialización de los combustibles. "Conseguir combustible va a ser bastante complicado, amén de que alguien compense el aumento o de que este sea un incremento escalonado", explicó Boz.