Santa Fe
Lunes 26 de Marzo de 2018

Los municipales aceptaron la conciliación obligatoria pero con condicionamientos

Exigen que se haga en el marco de la paritaria y se garantice la ultraactividad. "Se votó otorgar las próximas 48 horas para encontrar una salida al conflicto a través de la paritaria", aseguró Antonio Ratner, del gremio de los municipales.

El plenario de secretarios Generales de los Sindicatos Municipales de la provincia de Santa Fe aceptó hoy la conciliación obligatoria dictada por el Ministerio de Trabajo en el conflicto con los intendentes y presidentes de comunas, aunque la supeditaron al hecho de que "no constituya un artificio para imponer la política salarial del gobierno provincial" en el ámbito de las negociaciones paritarias. También exigen que "las negociaciones continúen en el marco de la comisión paritaria Ley 9996".
Después de varias reuniones paritarias y de que los municipales rechazaran la semana pasada el ofrecimiento del 18 por ciento, en dos tramos (9% en marzo y otro 9 en agosto), además de la inclusión de la cláusula gatillo, que le hicieron los intendentes y presidentes de comuna, derivó en el segundo paro de 48 horas en dos semanas.
La conciliación obligatoria que dictaminó la semana pasada el Ministerio de Trabajo provincial no fue suficiente para dejar sin efecto el paro del pasado jueves y viernes, pero al menos dejó abierta la negociación esta semana y puso en suspenso otras medidas de fuerza en lo inmediato mientras siguen las negociaciones.

El panorama
Los representantes paritarios fueron facultados por el plenario para resolver la "continuidad de las negociaciones en el ámbito del Ministerio de Trabajo -como muestra de buena voluntad para resolver el conflicto- arribando a un acuerdo conveniente para los salarios de los trabajadores municipales y comunales".
No obstante, Ratner cuestionó la metodología, puesto que "no hay conciliación si no hay paro previsto. No vemos cuál es la idea de la conciliación".
En este contexto, el plenario de los municipales "exigió" también que el Ministerio "garantice la vigencia de la ultraactividad durante el proceso de conciliación, para asegurar su imparcialidad en el marco paritario".
"El incumplimiento del Ministerio -advierten- como garantía para asegurar la plena vigencia de los derechos laborales, habilitará a los representantes de Festram a adoptar las medidas que consideren necesarias para asegurar la urgente resolución de la política salarial 2018".

El rol del Ministerio
Los representantes de los gremios también pusieron reparos en cuanto al "rol" del Ministerio de Trabajo en estas circunstancias. "No sólo porque no aplicó este mecanismo en conflictos colectivos que involucraban a intendentes, sino también por ser parte del Gobierno que busca imponer la política salarial de la provincia a los Municipios y Comunas, obstaculizando el derecho a la negociación colectiva y a la libertad sindical", sostiene la Festram en un comunicado.
En ese sentido, Ratner consideró que "el Ministerio de Trabajo debería ser imparcial porque la conciliación obligatoria es una herramienta para proteger al sector más vulnerable no para proteger a la patronal. Y el Ministerio de Trabajo, a pedido de los intendentes, nos quiere condicionar a nosotros".
Festram cuestiona además las declaraciones del Ministro de Gobierno, Pablo Farías, que "amenazó públicamente a los jefes comunales para que se ajusten al esquema salarial de la provincia bajo coacción de no asistir económica y financieramente a los municipios. En esta instancia, el Ministerio de Trabajo -que intenta imponer los mismos salarios a los docentes- no aparece a prima facie imparcial para conciliar a las partes, mientras sus pares del Gobierno con esas amenazas impiden una solución justa para resolver el conflicto".
Por tal razón exigirán "que la Cartera Laboral imponga en el ámbito de la Conciliación Obligatoria a los Intendentes y Presidentes Comunales el cumplimiento del Art 6 de la Ley 14250 (texto según Ley 25877, Art. 13) aplicando la cláusula gatillo con retroactividad al 1º de Enero, hasta tanto se firme un nuevo acuerdo paritario".
De no haber una nueva convocatoria y propuesta que solucione el conflicto salarial "los paritarios estamos facultados para decidir como seguir", desafió Ratner.