El incremento de las tarifas de energía, gas y agua inquieta cada vez más a los consumidores. La llegada de boletas con los últimos aumentos puso en jaque a comerciantes y pymes de todo el país y más en alerta a los usuarios residenciales que ya no saben cómo hacer para cubrir el pago de los servicios.

Es por eso que la Multisectorial en Red -integrada por más de cien multisectoriales contra el tarifazo de diferentes provincias- realizó esta noche un "ruidazo contra el ajuste".

La movida que se llevó a cabo a nivel nacional tuvo como epicentro a las principales ciudades de todo el país. En Santa Fe, Unidad Ciudadana convocó para las 20 en San Martín y Bulevar, pero adhirieron diferentes sectores y partidos. En tanto, vecinos reclamaron en la esquina de Mendoza y Aguado (Santa Rosa de Lima), a la misma hora.

Con una nutrida participación, de la movilización formaron parte ciudadanos de a pie y diversas organizaciones sociales y políticas.

Las voces de la gente

Un quiosquero integrante de Polirrubros Unidos Santa Fe, expresó que "no se pueden afrontar los costos de las boletas que tenemos hoy en día, en relación a los volúmenes de venta de los negocios. Es insostenible. Antes pagaba cinco mil pesos de luz y ahora estoy pagando veinte mil. No tiene relación. En Buenos Aires no abonan esos montos, ¿por qué los tenemos que pagar acá?".

Consultado sobre hasta cuándo se mantendrán estas medidas, el comerciante afirmó que "pensamos seguir con movilizaciones hasta que revean este tema. No entendemos por qué motivo nos llegan estas tarifas de luz. Queremos que nos den una explicación. No podemos prender al aire acondicionado porque después no podemos afrontar la boleta. ¿Qué tenemos que hacer? ¿Desenchufar la heladera y no vender la bebida fría? Es una locura".

Por su parte, una vecina hizo hincapié en la dificultad de los adultos mayores para afrontar el costo de los servicios públicos: "No podemos pagar las tarifas. Se nos va una jubilación mínima en pagar la luz y el agua. Acá no hay ricos, los que pagamos son los pobres, los ricos están enganchados", afirmó.

A su vez, contó cuál es la situación concreta que se vive en su vivienda: "En la última factura de luz me vinieron 8000 pesos. En casa somos cuatro y no usamos los dos aires. El gas, el agua, todo está igual", se quejó.

Asimismo, un vendedor callejero se lamentó por la falta de participación: "Es un desastre, y un escándalo, estamos protestando y vamos a seguir en la calle. Tenemos que organizarnos para desobedecer estas tarifas. Seguimos siendo pocos en la calle, hay cierta insensibilidad en la población", aseveró.