El proyecto en marcha abarca 10 torres y 20 monoblocks e incluye la impermeabilización de cubiertas, pinturas en paredes exteriores, tratamiento de fachadas, restitución de revoques, recuperación de núcleos de escaleras, reparación de tanques, caños de agua y colectoras, entre otras intervenciones.

Además, se están revitalizando los espacios comunes con la colocación de nueva iluminación, recuperación de sendas peatonales y la instalación de nuevo equipamiento urbano y recreativo.

Este plan, que beneficiará a unos 8.000 vecinos del barrio, se desarrollará en un plazo de tres años y será financiado íntegramente por el gobierno provincial con una inversión de $105.867.000.