La jugada paralizó los corazones de Jorge Sampaoli y de su cuerpo técnico. Lucas Biglia no pudo disimular los gestos de dolor, se tomó la espalda, miró al banco dolorido, pidió el cambio inmediato y se retiró rengueando.

A 20 minutos del final del choque entre Milan y Benevento, Biglia debió salir del campo del juego luego de sufrir un choque en su espalda contra Viola. El jugador del Benevento le pegó un rodillazo en la zona lumbar.

Según las primeras informaciones, la lesión podría dejar afuera de las canchas al exjugador de Lazio entre cinco y semanas, cuando para el Mundial restan solo ocho semanas.

Ahora, surge la pregunta: ¿Qué hará Jorge Sampaoli si se confirma el peor escenario? ¿Le guardará el lugar a Biglia y esperará una recuperación a contrarreloj o empezará a mirar variantes? En el horizonte ya empiezan a sonar alternativas como el volante central del Zenit Matías Kranevitter, quien sería número puesto. De atrás correrían, el futbolista del Stuttgart Santiago Ascacíbar y el jugador del Sevilla Guido Pizarro.