El presidente Mauricio Macri justificó anoche los cambios en su gabinete de ministros al apuntar al desgaste de algunas de sus figuras y afirmó que su gobierno mantendrá el rumbo a pesar de que el camino no será fácil y le pidió a los argentinos que se comprometan y que "por más que les duela" no duden que "esta es la dirección" para sacar al país adelante.

En una entrevista con el programa Periodismo Para todos, Macri marcó también que aún falta "un tercio" para concluir el cronograma de ajuste de tarifas. "Faltará un tercio (para recomponer las tarifas) y cuanto antes sea posible mejor. Estamos buscando el equilibrio entre lo que le duele a la gente y la necesidad de que cada uno asuma su tema", dijo el Presidente durante una entrevista en el programa Periodismo para Todos.

Al ser consultado sobre los tiempos en que se llevará adelante, Macri explicó que "el gradualismo fue el camino para cuidar a los más vulnerables, no creo en otro camino", pero advirtió que "ahora vamos por menos gradualismo porque deterioramos la confianza del mundo".

Y sobre el acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI) dijo que "el mundo nos quiere ayudar" y que "eso es lo mágico de este momento".

Cambios de gabinete. Cuando se le preguntó si no había tardado mucho en hacer cambios en su gabinete, Macri respondió tajante: "Los hago cuando siento que son para mejorar y en la dinámica hay momentos en los que la gente cumple un ciclo, se desgasta, más allá de que haya hecho un trabajo maravilloso".

En ese marco destacó el trabajo del ahora exministro de Producción, Francisco Cabrera, y calificó como "impresionante" la tarea realizada por el exministro de Energía, Juan José Aranguren. "Yo estoy infinitamente agradecido (con Aranguren), pero hay un desgaste. Este trabajo es muy duro, sobre todo desde el punto de partida. A Aranguren le tocó la peor", afirmó el Presidente.

"Recomponer todo un sistema tarifario, un sistema que cada vez producía menos petróleo y menos gas, y dejarnos a los argentinos produciendo más petróleo y más gas y habiendo recuperado o reconvertido la mayor parte del sistema tarifario, la verdad, es una tarea impresionante", destacó. Macri reconoció que la discusión que se viene ahora es la del presupuesto 2019 y, en ese contexto, dijo que espera que los ahorros que hay que implementar "no vayan sobre la obra pública que es lo que siempre ha sufrido la gente porque la política no quiere hacer sus ajustes".

"El presupuesto es una pieza importante del equilibrio macroeconómico. Yo le quiero explicar a la gente, el objetivo acá es crecer, es generar empleo cosa que veníamos logrando maravillosamente bien, 600.000 puestos de trabajo desde que arrancamos, todos en el sector privado, no de vuelta inventando puestos públicos", afirmó.

"Parte del cambio profundo, que es mucho más de cuánto vale el dólar, es decirnos la verdad y dialogar. Basta de mentiras. Sentate acá y decime cómo me vas a ayudar a bajar el sobrecosto que vos me generás", sostuvo Macri en relación a la discusión que tiene que encarar con la oposición. "Porque lo que refleja el presupuesto es un montón de privilegios de gente que cobra por no hacer nada, que se llevan cosas que no corresponde. Entonces sentémosnos y digamos la verdad. Yo confío en eso", agregó.

El Presidente se mostró confiado en alcanzar los consensos necesarios ya que recordó: "Toda mi vida me tocó, desde que estoy en política, estar en minoría y apostar a la herramienta del diálogo. Ocho años en la ciudad dialogando desde para hacer el Metrobús a mejorar la salud o la educación. Bueno acá es lo mismo".