El presidente Mauricio Macri llegó hoy a la ciudad canadiense de Québec para participar de la cumbre del G7, y por la tarde mantendrá una reunión con la jefa del FMI, la francesa Christine Lagarde.

Se tratará de la primera imagen juntos luego de que el Gobierno concretara el jueves el acuerdo de un programa Stand-by con una duración de 36 meses por unos U$S 50.000 millones.

En calidad de observador, Macri participará de la cumbre, en su rol de titular del G20 en 2018, junto a los líderes de los siete países más industrializados del mundo (Estados Unidos, Japón, Alemania, Gran Bretaña, Francia, Italia y Canadá), que debatirán y expondrán sobre los temas más destacados de la agenda global.

Antes de viajar a Canadá, el jefe de Estado recibió en la Quinta de Olivos al equipo económico que lideró las negociaciones con el Fondo Monetario para conseguir el auxilio financiero.

Además del encuentro con Lagarde, el primer mandatario se reunirá con la canciller de Alemania, Angela Merkel, y con el primer ministro de Canadá y anfitrión de la cumbre, Justin Trudeau.

De ese modo, será la primera vez que un presidente argentino esté presente en un encuentro del G7.

Acompañado por la primera dama Juliana Awada, Macri asistirá a la ceremonia de recepción oficial de los líderes del G7 y los Jefes de Estado invitados y además participará sucesivamente de una sesión y un almuerzo de trabajo.

Asimismo, se espera "un breve contacto" de Macri con el secretario general de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), el economista mexicano José Ángel Gurria.

El Gobierno busca ser aceptado como miembro de ese organismo, ya que apuesta a que su ingreso sea una oportunidad para el mejoramiento de las políticas públicas argentinas y para una mayor inserción del país en la escena global.