La Región
Sábado 21 de Julio de 2018

Más de 50 profesionales de la salud y cinco aviones para realizar una ablación múltiple en la provincia

Un donante oriundo de Rafaela permitió trasplantar a siete pacientes, cuatro de las cuales se encontraban en grave estado, con su vida comprometida.

En medio de un impresionante operativo sanitario que incluyó la participación de cinco avionetas y más de 100 personas, un donante oriundo de la ciudad santafesina de Rafaela permitió trasplantar a siete pacientes, cuatro de las cuales se encontraban en grave estado, con su vida comprometida.

El director del Centro Único de Donación, Ablación e Implante de Órganos (Cudaio), Martín Cuestas, explicó que el proceso tuvo lugar en el Hospital Jaime Ferré e involucró a cinco equipos de trasplante de distintos lugares del país, que se movilizaron por vía aérea hasta la ciudad del oeste santafesino.

"Es destacable –agregó Cuestas– que cuatro de los siete receptores eran pacientes en emergencia nacional, lo que significa que transitaban un estadio de suma gravedad en sus patologías, con riesgo inminente para sus vidas. Por eso se puede afirmar que este donante salvó cuatro vidas y ayudó a mejorar la calidad de vida de otros tres pacientes".

Y agregó: "Muchos rafaelinos pudieron presenciar esta movilización y ser testigos de que la donación no es solamente un acto médico, que esencialmente implica una profunda relación entre seres humanos, no solo entre donante y receptor sino también en todos los eslabones de la compleja cadena de responsabilidades profesionales que hacen posible el éxito de un proceso tan delicado".
Embed

Cinco aviones aterrizaron entre las 16 y las 17.30 del martes en el aeródromo de la ciudad, conocida como La Perla del Oeste, con equipos médicos de Mendoza, Buenos Aires y Rosario. Los esperaban ambulancias y un minibús del Sistema Integrado de Emergencias Sanitarias (Sies 107), además de efectivos de la Brigada Motorizada y el Comando Radioeléctrico de la Unidad Regional V, que abrieron camino para la llegada al hospital.

Según trascendió, uno de los pulmones fue enviado al Hospital Italiano de Mendoza y el otro al de Buenos Aires. Un riñón y el páncreas fueron destinados a un paciente internado en el Sanatorio Parque de Rosario, en tanto que el hígado fue enviado a la Fundación Favaloro, en Buenos Aires. El corazón también fue derivado hacia un efector bonaerense.