El gobernador Miguel Lifschitz habilitó este lunes, el acueducto Desvío Arijón en las localidades de Desvío Arijón y Sauce Viejo, obra que beneficia a más de 11 mil personas con la provisión de agua potable. Los trabajos implicaron una inversión de $ 850 millones, que el gobierno provincial logró ejecutar a partir de financiamiento internacional.

La idea del gobierno provincial con el proyecto de acueductos es que Aguas Santafesinas preste el servicio a la totalidad de las localidades abastecidas. Eso sí, la distribución domiciliaria seguirá estando bajo la órbita de las cooperativas existentes o los propios municipios y comunas

LEER MÁS: La provincia recibirá un préstamo para financiar la segunda etapa del Acueducto Desvío Arijón

El acueducto, que transporta agua desde el río Coronda para ser procesada en la planta de potabilización ubicada en Desvío Arijón y luego ser distribuida

"Hoy damos un paso más en este plan de acueductos que empezó hace unos años y tiene como meta final, garantizar a todos los santafesinos, vivan donde vivan, el acceso al agua potable de calidad y en cantidad suficiente", expresó el gobernador

Lifschitz reconoció que la provincia tiene "un atraso histórico" para con los ciudadanos y aseguró que su gestión está "empeñada en saldar esa deuda, en achicar esa brecha, en poner las infraestructuras al servicio de los santafesinos, sobre todo de aquellos que tienen más necesidades y más carencias. Por eso es tan importante este plan de acueductos que se está llevando adelante".

Según el mandatario provincia, en cuatro años la provincia va estar invirtiendo "más de $ 6000 millones solamente en acueductos" y agregó: "Vamos a dejar obras en marcha y proyectos para darle continuidad a este plan de acueductos hasta que podamos completarlo. Seguramente va a llevar algunos años más, pero hemos dado pasos concretos muy importantes durante esta etapa para que la totalidad de los santafesinos pueda vislumbrar, en un horizonte cercano, esta posibilidad concreta".

Acueductos en marcha

El ministro de Infraestructura y Transporte, José Garibay, indicó que se está "trabajando en tres acueductos: Reconquista, Rosario y Desvío Arijón", y recordó que "ya se le dio agua a Santo Tomé a partir de la producción que se hace en la planta potabilizadora instalada en Desvío Arijón, desde la toma de agua del río Coronda".

Garibay también explicó que "se está habilitando una cisterna de casi 500 metros cúbicos" y que a partir de ahora "se podrá tomar agua de la cisterna, deshabilitando las perforaciones y así Desvío Arijón va a ver mejorada su calidad de agua y su calidad de vida".

El ministro señaló que se continúa "con la ampliación del acueducto de Desvío Arijón" y rememoró que recientemente "se abrieron las ofertas económicas para desarrollar la segunda etapa" con el fin de "llevar agua a Rafaela".

"A partir de que se inicie esta obra -continuó-, se podrá también ir pensando con las localidades de qué manera se va ampliando ese acueducto para llevarles agua no solo a las que están en el paso de esta obra principal sino también ir pensando en acueductos complementarios".

En cuanto a la Planta Potabilizadora de Sauce Viejo, Garibay señaló que "a partir de hoy, el agua va a empezar a circular por la red domiciliaria. Sabemos que hay que seguir trabajando para abastecer a toda la localidad y está el compromiso de la provincia para la necesaria ampliación de la red. Con mucha satisfacción vemos completada esta primera etapa de Acueducto Desvío Arijón".