En la jornada del miércoles Yago, un bebé de un año, ingresó al hospital Alassia desde la ciudad de San Guillermo, luego de que su mamá lo encontrara sumergido en una bebedero de animales, en el campo en donde viven.

Si bien la situación del pequeño sigue siendo crítica, sus familiares manifestaron que se produjeron algunas mejorías en relación al momento de su llegada al nosocomio. Continúa con la asistencia respiratoria, pero ya comenzó a hacerlo algunos minutos por sus propios medios.

El accidente

La mamá de Yago fue quien lo encontró sumergido en una fosa que sirve de bebedero de animales en el campo donde vive. Fue ella quien le hizo los primeros auxilios hasta llevarlo a un centro de salud, donde le dijeron que estaba sin vida pero, su papá pudo darse cuenta que tenía pulsaciones por lo que los médicos pidieron asistencia a los servicios de emergencias para trasladarlo al hospital de Rafaela. Desde allí se lo trasladó hasta el nosocomio de la ciudad capital, donde permanece internado.

• LEER MÁS: Un niño de un año está grave tras caer en un bebedero

Por estas horas, el pequeño mejora y continúa peleando por su vida. Es por eso, que su familia pide una oración por él.