El 29 de abril de 2003, mientras los vecinos de los barrios del suroeste se trepaban a la defensa para observar el "pelo" del agua, el río se coló por donde no esperaban. Una obra inaugurada, pero inconclusa, en la Circunvalación Oeste permitió que el Salado -en su mayor crecida histórica- llegara a tener en algunos puntos de la ciudad una altura mayor a la que medía al otro lado del terraplén.

A continuación, el informe especial de UNO Santa Fe, a 15 años: