Durante el fin de semana pasado, El Molino, La Redonda, La Esquina Encendida y El Alero (todos espacios del ministerio de Innovación y Cultura en la ciudad de Santa Fe), invitaron a chicos y a grandes a participar de los preparativos del carnaval. En todas las fábricas se crearon máscaras, disfraces, accesorios e instrumentos musicales para celebrar el carnaval en las dos grandes jornadas que organizó el ministerio, en El Alero y en la Redonda.

El carnavalero

En el espacio provincial situado en barrio Coronel Dorrego (Bv. French y Saermiento), por segunda vez en su historia, se realizó "El CarnavAlero" con la actuación de comparsas y murgas del barrio y un cierre a cargo de Darío Zanco y su grupo Cali.

Alrededor de 5 mil vecinos de toda la ciudad se acercaron a festejar el carnaval juntos. No faltaron los tradicionales juegos de agua y las fotos de recuerdo con disfraces.

El "CarnavAlero", arrancó el lunes cerca de las 20 hs. con la actuación de la comparsa "Brillantísima", que con sus ritmo y color invitó a los presentes a acercarse a la explanada del espacio. Le siguió la murga "Estrellas de Guadalupe", con un estilo referido a las murgas callejeras rioplatenses y afroamericanas.

Eran cerca de las 21 hs. cuando la ministra de Innovación y Cultura "Chiqui" Gonzalez subió al escenario para saludar a los presentes, y agradecerles a los vecinos del barrio por haber sido "los pioneros" y recibir con tanto entusiasmo al Alero, contando también el proyecto encaminado por el Gobierno Provincial para construir cinco Aleros más en Las Lomas, Las Flores, Acería, Santa Rosa de Lima y Yapeyú. Finalmente, la ministra invitó a subir al escenario a Darío Zanco y su grupo Cali, quienes con sus hits más recientes y varios de sus discos pasados, hicieron bailar al público y cerraron una jornada más de carnaval en El Alero.

Carnaval toda la vida

El Molino, La Redonda y La Esquina Encendida recibieron durante los cuatro días del fin de semana extra largo a unos 8 mil visitante. Pero sin lugar a dudas, la jornada más convocante fue la del martes, que cerró con un recital de Emparche los festejos del carnaval.

A medida que fue cayendo el sol, durante ese martes, familias, grupos de amigos y amigas, niños, niñas y adultos de todas las edades, fueron llegando al espacio de Salvador del Carril con sus reposeras, lonitas, mates y bebidas refrescantes para esperar el sonido de los tambores, mientras se preparaban las aguas perfumadas y coloridas para jugar, y el confeti para llenar de polvos de colores el ambiente.

A penas pasadas las 20, la formación del Emparche a pleno se apoderó del escenario, mientas abajo unas tres mil personas se reunieron para bailar, jugar con agua, espuma y despedir así un nuevo carnaval.