En las últimas horas, las petroleras comenzaron a negociar con el gobierno nacional para que la suba de los combustibles prevista para julio esté por encima de lo ya acordado en mayo. Consideran que los precios están desajustados por la suba del dólar y el costo del crudo.

"Todavía no hay nada certero. Lo único concreto es que las petroleras firmaron el 5 de mayo con el ministro anterior, Aranguren, un acuerdo de nuevo aumento por 60 días que vence el 5 de julio. El nuevo ministro lleva más de 10 días en funciones y no dijo si va a respetar eso o va a cambiar", indicó a UNO Santa Fe Alberto Booz, titular de la Cámara de Expendedores de Combustibles de la ciudad.

Se había determinado que la suba de julio para los combustibles en general iba a ser del 3%, pero ahora, bajo el argumento del nuevo salto de la divisa estadounidense, las empresas buscarían remarcar los precios muy por encima de ese porcentaje. De todos modos, todavía no hay certezas de cuánto será lo que finalmente acuerden y desde cuándo se aplicaría.

Asimismo confirmó que al menos para este domingo, 1° de julio, no se les informó una nueva lista de precios. No obstante la suba podría darse en la semana. "Todo es trascendido y a nosotros oficialmente las petroleras no nos comunicaron nada respecto a un nuevo aumento a partir de mañana. Siempre nos informan de 6 a 8 horas antes y ya debería estar llegando el comunicado con nuevos valores, pero hasta el momento no lo hicieron. Igualmente no hay nada que diga que no puedan hacerlo, pero por ahora no fuimos notificados", concluyó.

En palabras simples el planteo de las petroleras es que pierden plata y cuestiones operativas esto implicará un nuevo golpe al bosillo para los ciudadanos, porque cada vez que la nafta aumenta llegan otras subas, sobre todo de aquellos productos que requieren ser transportados. Y lo primero que se resienten son los precios de los alimentos, de la producción y de la energía entre otras cuestiones.

Si bien esta fórmula se viene repitiendo desde octubre de 2017 en la Argentina en forma periódica, cuando el valor de los combustibles fue liberado por el gobierno nacional, según pudo saber UNO hay mucha preocupación por parte de los estacioneros respecto de lo que significará este nuevo ajuste para sus ventas que ya vienen siendo resentidas de manera considerable.