UNO dialogó al respecto con el presidente de la Federación de Expendedores de Combustibles de Santa Fe, Alberto Boz, quien aseguró que el incremento tiene relación, entre otros puntos, con las variables de precio del barril de crudo.

"Este nuevo aumento llega con modificaciones de 4% para lo que son naftas, comunes y prémium, y un 2% para los dos tipos de gasoil también", afirmó Boz, al tiempo que detalló que los cambios de precios en las pizarras de las distintas banderas se trasladará en forma paulatina en las próximas horas.

Cabe detallar que la tabla de precios por litro de combustible quedará entonces así (con variación de centavos):

Nafta común: $28,50

Nafta prémium: $32

Gasoil común: $25

Gasoil prémium: $28

Aumentos en escala

Desde octubre de 2017 hasta ahora ya se produjeron cinco incrementos en el costo de venta de combustibles. Este hecho, según aseguró a UNO Alberto Boz, no modificó sustancialmente la demanda del producto, ya que afirmó que "su necesidad suele ser vital para la vida diaria de muchas personas".

En otro sentido, el hombre se refirió a lo que implica la suba de costos para los estacioneros que en muchos casos han decidido el cierre de sus infraestructuras. "La rentabilidad del sector no está pasando su mejor momento, porque con cada aumento se va perdiendo algún decimal de comisión", aseguró.

Y graficó: "Hace diez años una estación lograba su equilibrio, es decir no ganaba ni perdía, cuando lograba vender 150.000 litros mensuales de producto. Hoy eso se logra vendiendo 320.000 litros, lo que quiere decir que se tiene que tener una doble de salida para estar bien; lo que termina traduciéndose muchas veces en los cierres de las estaciones que estamos viendo en todo el país".