El presidente de la Cámara de Comercio Exterior de Santa Fe y coordinador de Pro Puerto, Gabriel Culzoni, habló de cómo se llegó a la situación actual y de lo que se necesita para poner al puerto de Santa Fe en la agenda de la producción argentina. Por su parte, el vicepresidente de la Sociedad Rural e integrante de Pro Puerto, Hugo Iturraspe, remarcó que por parte del Estado hace falta atender a la "pata productiva" del puerto.

• LEER MÁS: Empresarios de Santa Fe impulsan un proyecto para reactivar el puerto

—¿Qué opinión tienen ustedes ante el argumento de que la carga de Santa Fe y la región no alcanza para sostener la regularidad que necesita el servicio de barcazas?Gabriel Culzoni: Lo que creemos es que falta un operador de magnitud que resuelva todos esos problemas menores. Carga hay en exceso. Si toda la carga del área de cercanía del puerto de Santa Fe pasara por acá, no daríamos abasto. Lo que nos falta es un operador world class que resuelva los problemas intermedios y un gobierno, como el que está apareciendo ahora de la mano de Emilio Jatón y Miguel Lifschitz que tienen un interés real y concreto. Antes diría que faltaba la iniciativa y la articulación de un conjunto de factores. No le queremos echar la culpa a nadie.

—¿Ustedes no vieron al intendente de Santa Fe, José Corral, involucrado en la reactivación del puerto?

G.C.: El actual intendente de la ciudad de Santa Fe tuvo mucho que ver porque tuvieron mucha incidencia en los años pasados del puerto; la ciudad tuvo mucha presencia en el directorio del puerto, de manera que habrá un grupo de responsables entre los cuales seguramente estaremos nosotros también. Pero lo concreto es que los santafesinos no pudimos hacer funcionar esa terminal adecuadamente y hoy, más allá del reparto de las culpas tenemos que hacer que los hechos sucedan.

Hugo Iturraspe: Si bien es cierto que el gobierno de la ciudad se ocupó del master plan, se ocupó de la parte inmobiliaria del puerto, le está faltando abarcar la parte productiva, que es en lo que estamos incidiendo nosotros. Hoy falta que en el puerto se mueva la pata de la producción que se mueve en contenedores. Todo lo demás es muy lindo y quedó esta zona abierta a la ciudad. Pero el puerto tiene que dejar un rédito económico para que la ciudad de Santa Fe le permita a sus ciudadanos estar en mejores condiciones. Estamos convencidos de que el puerto es uno de los lugares que puede incidir en la economía de la provincia.

• LEER MÁS: El puerto, casi paralizado, busca ser la salida de la carga regional

—¿Ustedes ya hablaron con el gobernador?G.C.: A nosotros nos visitó Emilio Jatón, que también vino en nombre de Miguel (Lifschitz) e interesado en recoger las mejores ideas para que la terminal se ponga en marcha. Un proyecto como este estimamos que debiera estar en condiciones de licitarse en no más de un año u ocho o diez meses si todos los actores se ocupan con tenacidad de este tema.

"En la ciudad, en la zona y en la provincia -acotó Culzoni- estamos acostumbrados a ver medidas y obras que mejoran la condición de vida de los ciudadanos. Vemos nuevos hospitales, escuelas y nosotros aplaudimos todo eso. Pero destacamos que las medidas que nosotros estamos proponiendo, cuando decimos que se reactive la terminal portuaria, son medidas que apalancan a las pymes y a la microempresa. Son medidas que generan beneficios exponenciales en el mediano plazo".

"Por eso decimos que una cosa es que tengamos un hospital nuevo, que merece que se lo aplauda, pero mucho más es si nosotros generamos un marco económico de medidas que bajan el costo santafesino y apalancan la exportación. Ese es el camino del empleo genuino, que va de la mano de potenciar los recursos privados para que le vendamos al mundo, y no el empleo público", afirmó.

—¿Cómo evalúan la gestión del presidente del Ente portuario, Sebastián Fumis?

G.C.: El presidente Fumis fue un gran ordenador del Ente. Realmente tiene el mérito de haber recibido algo lleno de anomalías y hacer lo que a su entender pudo. Tenemos una mirada de que es un hombre organizado, prolijo, correcto, honrado para manejar las cosas. No obstante, creemos que tiene que recurrir a la creatividad de los privados para poder articular una buena solución de funcionamiento para los contenedores. No nos parece que tenga todos los atributos que se necesitan, sino que debe trabajar en armonía con otras fuerzas de la ciudad para que esa creatividad se concrete en el funcionamiento de un puerto exitoso.

—¿El proyecto de traslado del puerto le termina jugando en contra a la actual terminal?

G.C.: No, al contrario. Casi es impensable hablar del traslado si no se puede hacer funcionar el puertito este.

—¿Pero el traslado no termina siendo una excusa para no hacer funcionar el puerto actual?

G.C.: No. Eso sería al revés de lo que hace cualquier empresario privado. Avanzamos en lo que se puede. Tenemos muelle, canal de acceso con la profundidad suficiente para que entren las barcazas e incluso Shell ingresa dos veces por semana con barcos que tienen un mayor calado. Con todo eso listo, nosotros decimos que hay que avanzar con un proceso privado, no público, ya que el proceso público en todo caso será el de la licitación, pero que sean los privados los que vengan a mover la carga en un acuerdo entre los cargadores y los operadores portuarios. No el Estado provincial.

—¿Por qué excluye al Estado provincial?

G.C.: Porque el Estado provincial no tiene la eficiencia, como casi ningún Estado para mover un negocio privado.

—¿Cuáles son las empresas interesadas y cuáles son los operadores que podrían estar interesados en operar el puerto de Santa Fe?G.C.: En unos días podríamos hablar más en firme, pero en general hay muchas empresas interesadas en transitar a través de este puerto y también hay operadores internacionales que bajan la mirada para poder operar.

—En la última licitación hubo cinco empresas interesadas en operar el puerto de Santa Fe, ¿cuántas eran world class?

G.C.: No tengo la lista a la vista, pero la única que calificaría como operadora internacional es P&O, que es subsidiaria de DP World, que es una empresa que opera 77 puertos en el mundo.

—¿Cuántos operadores de esa magnitud pueden estar interesados en un puerto como el de Santa Fe que está inactivo?

G.C.: Las empresas de gran magnitud, como DP World que es la tercera en el mundo, tienen empresas más pequeñas para operar puertos más chicos. Por eso DP World tiene a P&O, que queremos que se interese en operar Santa Fe y con la cual tenemos alguna respuesta.

—¿Qué nuevos mercados se podrían abrir para las empresas de Santa Fe si bajan sus costos y se hacen más competitivas?

G.C.: Eso es muy prematuro hablarlo. Es un proceso gradual pero es importante y son grandes las posibilidades si podemos bajar el costo argentino. Eso no lo decimos nosotros, sino que lo dice todo el mundo: tenemos un problema de costo argentino.