Durante tres años ininterrumpidos, gracias a la asistencia de algunos comerciantes y particulares, en el barrio Las Vegas, a pasitos de la Capilla San Alberto Hurtado, funcionó un merendero que a diario recibía a cerca de 80 niños de la zona ansiosos de tomar una leche caliente y compartir algo de comida.

Pero desde hace unas tres semanas, debido a la falta de insumos cerró sus puertas y hoy un grupo de vecinos de la zona lucha por su reapertura.

Juntan galletitas, chocolate, yerba, masitas, pan, azúcar y todo lo indispensable para poder armar una merienda; además de vajilla, sobre todo tazas y cucharitas, imprescindible para reponer las ya existentes.

"Liliana Arias de Pujato es la vecina que puso en marcha este espacio, a pesar de que ella tiene las mismas necesidades que los demás", comenzó a relatar en diálogo con UNO Roberto Lheritier, uno de los voluntarios colaboradores.

Y agregó: "Ella es lo que yo llamo un "corazón solidario" al hoy todos podemos ayudar comprometiéndonos a hacer un aporte continuo, bregando porque esto no vuelva a pasar".

En esa línea el hombre, que conoce a muchos de los pequeños por haber trabajado como director técnico de una escuelita de fútbol de la zona, puso a disposición su contacto telefónico: 342 4051741 y Facebook: Roberto Lheritier, para que los interesados en colaborar se contacten.

Para cerrar dejó en claro que tiene disponibilidad para ir a buscar las donaciones.