El desalojo de una casa ubicada en Gobernador Freyre 4400, en donde funcionaba el refugio El Edén, derivó en una escena en la que se mezcló un importante número de protagonistas, la policía, la inquilina y los rescatistas que se acercaron al lugar una vez que la información se difundió.

El desalojo del inmueble incluyó a los más de 80 perros que se encontraban en la vivienda de forma irregular.

"Cuando llegamos ya habían abierto la casa, el panorama era deprimente, la colaboración de los particulares fue fundamental", relata Gabriel Piedrabuena, titular de Dignidad Animal, una de las organizaciones que colaboró en el traslado de los animales.

Algunos escaparon en el momento en que los agentes decidieron abrir las puertas y dejarlos libres, otros permanecieron en cercanías de la casa.

"En un primer momento reinaba el descontrol, de a poco fuimos llegando y logramos una organización que nos permitió reubicar a todos. El último traslado se hizo a las 23", explica.

En ese escenario la intervención de los rescatistas que se acercaron para colaborar fue fundamental, y si bien a última hora del miércoles se decidió trasladar los animales a una vecinal, al llegar al predio y observar las condiciones del lugar, el cual era muy reducido para acoger a ese número, se decidió repartirlos.

Los perros fueron ubicados algunos en distintas veterinarias, otros en la Casa de las Mascotas, en la Casa de las Madres y algunos en viviendas de particulares que se ofrecieron como hogar de tránsito por el momento.

"Hay particulares que se ofrecieron por anoche, la situación era tan complicada que había que sacarlos de ahí", cuenta el rescatista.

Desde Dignidad Animal y los voluntarios que se sumaron, se encuentran trabajando en la reubicación. "Acá lo que se necesita es la interconexión entre las organizaciones, la Municipalidad y los concejales -señala Piedrabuena-. Lo que necesitamos es sentarnos no solo para charlar por esta situación sino también para prevenir este tipo de situaciones que se puede repetir en cualquier momento".

Piedrabuena no dudó el calificar la situación como "una bomba de tiempo", ya que desde la organización que integra tienen conocimiento de que en la ciudad hay un importante número de personas que tiene animales en condiciones similares.

Es por esto que recalcó la necesidad de trabajar en materia de adopción para que lo que funcionaba en la vivienda de Gobernador Freyre no se repita.

"Cuando ingresamos al lugar no podíamos ni respirar, del olor, de la mugre, no pensamos que funcionaba algo así en ese lugar. Fue bastante triste ver eso", relató Piedrabuena, quien aclaró que desde la organización se califican como antirrefugios.

"Estos emprendimientos lo único que generan es el decaimiento de condiciones de vida de los animales y situaciones como la de ayer que son bombas de tiempo, que en cualquier momento estalla y tienen que salir los privados y las ONG porque no hay preparación por parte del Estado para esto".

Para colaborar con los animales rescatados se recomienda contactarse a través de la página de Facebook de [https://www.facebook.com/groups/130977905298/permalink/10157786053520299/?__xts__[0]=68.ARCogt1hfxV0RJuFnjkQUiwZBB4Hkx3or64egprKc1ACte_NVT7CBobqXVmcNmj3a9CE-cw4iruT_mcwefLWAOT_7E2e4ZWHOCcx7_twVdXCSm01L1P6yLj26Gn_t8uzeFqBiUE&__tn__=-R]Dignidad Animal.