Este fin de semana referentes del movimiento Ni Una Menos (NUM) de Recreo sufrieron fuertes agresiones delante de sus viviendas con la quema de pañuelos verdes de grandes dimensiones que colgaban en las fachadas de sus hogares. "Estas dos mujeres son las pioneras en el movimiento y fueron quienes armaron la mesa, atacarlas a ellas es pretender aleccionar a todas y todos", expresaron desde la mesa NUM.

Una de las mujeres atacadas es Celina Junquero quien relató a UNO Santa Fe: "El 20 de mayo hicimos un pañuelazo, y días antes nos habían quemado un pañuelo que habíamos hecho y lo subieron a las redes sociales. El 25 llego a mi casa y encuentro parcialmente quemado el pañuelo que tenía colgado afuera de mi casa, porque se ve que se les apagó por el viento. Este viernes 8 fuimos a dar una charla sobre la legalización del aborto en una escuela primaria que tiene un centro de alfabetización para adultos, cuando volvimos estaba el pañuelo, estuve 45 minutos dentro de mi casa y cuando salí ya estaba incendiado".

"A mi hermana le arrancaron uno también el mismo día que la Municipalidad de Recreo la había citado para charlar porque habíamos pedido que nos expliquen cómo se lleva a cabo el protocolo de la interrupción legal del embarazo (ILE). La persona que lo hizo lo subió a sus redes sociales, sabemos que es una mujer mayor de edad", aseguró.

Al ser consultada por las amenazas previas recibidas indicó: "Nosotras recibimos de manera privada todo tipo de amenazas. Desde reclamos leves como "a vos no te abortaron para que hables así" hasta "las tendrían que violar a todas ustedes así pueden abortar. Todo a través de Facebook".

Asimismo, Junquero agregó: "En el comunicado anterior le habíamos contestado al cura -por Leonardo Mathieu- por una homilía que dio y posterior a esa respuesta nuestra pasa esto. Ahí dijo que Ni Una Menos era un movimiento abortista que quieren terminar con las vidas, que siempre pensamos en negativo, que no tenemos pensamientos positivos y llamaba a los concejales y al intendente a pronunciarse públicamente si estaban a favor o en contra del aborto, incluso algunos que se encontraban allí mismo en la misa delante de todos".

"Incentiva a pensar -continuó- que el otro es el enemigo. Pensamos que esta forma que él tiene de comunicar, manipular y desinformar a los feligreses provoca este odio que hace que se tomen todas estas medidas, porque hasta ese momento no había pasado nada grave. Esperamos que llame a los que están a favor de las dos vidas a frenar los ataques contra las personas porque el problema es que es contra personas individuales, es un pueblo donde nos conocemos todos".

Además desde la mesa NUM advirtieron: "Vienen sucediendo diferentes situaciones de amedrentamiento, en las viviendas, en los lugares de trabajo y en la propia catequesis donde algunos niños fueron invitados a retirarse de la escuela parroquial por el cura en la homilía del domingo, entre otras cosas. A los chicos que están en la escuela con el pañuelo verde los señalan. Todos, piensen como piensen, merecen respeto".

Taparon un mural que recordaba a Ana María Acevedo

El 19 de mayo se realizó un pañuelazo en la plaza Ana María Acevedo, ubicada en Bulevar Pellegrini y Avenida Freyre al lado del Hospital Iturraspe, para recordar el 11° aniversario de su muerte, quien falleció un 17 de mayo de 2007 producto de un cáncer fulminante, para el que nunca recibió el tratamiento que requería. Los médicos que la atendieron en el Hospital Iturraspe decidieron no atacar la enfermedad porque la joven estaba embarazada y se negaban a realizarle un aborto terapéutico. Ana María tenía 20 años, tres hijos y una familia que la apoyaba. Su muerte y la de su bebé marcaron un punto de inflexión en el sistema de salud santafesino.

En esa jornada se pintó un mural sobre las paredes del nosocomio con la figura de Ana María con la frase "La decisión es tuya", "Campaña nacional por el derecho al aborto legal seguro y gratuito" y números de líneas de acompañamiento para aborto seguro. Este lunes por la madrugada, el lugar amaneció con manchas de pintura que tapan las leyendas y la información.

"No duró ni quince días. Creo que más allá del vandalismo tiene que ver con una clara intención de desinformar, porque lo que hacemos es difundir las líneas de acompañamiento con las pintadas. La palabra aborto es la que borran siempre también. Buscan tapar e invisibilizar que existen redes de personas que contienen y acompañan a las mujeres en situación de abortar", explicó a UNO, una de la referentes de la campaña regional, Luciana Espíndola.

Por último describió: "Hay cuatro líneas de acompañamiento en Santa Fe, cada una con su metodología, pero en lo que todos coincidimos es que es un derecho de la mujer poder decidir sobre su cuerpo y llevar a término o no una gestación. Lo que hacemos es darles información para que puedan acceder de forma segura con los centros de salud que acompañan la decisión de la persona gestante. Hay centros que garantizan información y medicación, pero los hospitales que tienen la complejidad para hacerlo no lo hacen, por eso nuestras pintadas siempre son en esos lugares".