La Región
Jueves 08 de Febrero de 2018

Presentan un 15% de avance las obras en el canal Roverano de Santo Tomé

La obra, financiada por la provincia, contempla la construcción de un conducto de hormigón armado de 2550 metros de longitud, entre otras modificaciones. Beneficia a una población que habita en 320 hectáreas a la redonda del mencionado canal.

Para evaluar el avance del 15% que presenta uno de los proyectos hídricos de la ciudad de Santo Tomé, el ministro de Infraestructura y Transporte de la provincia, José Garibay, recorrió las obras del canal Roverano, que permitirán quintuplicar la capacidad de escurrimiento del agua en barrios vulnerables a los anegamientos: Las Adelinas Este, Centro y Oeste.


Luego del recorrido, Garibay dijo que "es voluntad del gobernador Miguel Lifschitz mantener el ritmo sostenido del plan de infraestructura comprometido en el Acuerdo Capital, evaluando que el mismo se haga con la calidad y eficiencia que demanda, porque son obras estructurales que deben perdurar en el tiempo trascendiendo a una gestión de gobierno".


También destacó que "el entubado, más sus obras accesorias en los barrios del sur de la ciudad de Santo Tomé, disminuirá decisivamente el riesgo hídrico".


En otro orden, Garibay precisó que "se ha realizado un estudio hidrológico e hidráulico de la cuenca Roverano-Chaperouge, ubicada en el sector sur de la ciudad de Santo Tomé, la que involucra a tres barrios completos: Adelina Este, Centro y Oeste. El proyecto plantea la resolución a problemas de drenaje urbano y suburbano y contempla también los aportes de una pequeña superficie al sur del límite con el distrito Sauce Viejo".


Además, y tras el intercambio con los vecinos, el funcionario provincial graficó que "en este tipo de trabajos se produce un elevado movimiento de maquinarias, equipos, personal y sobre todo de suelo, de acuerdo a los volúmenes de excavación que se prevén. Ello supone un tiempo de intervención prolongado que provoca molestias circunstanciales a los frentistas en los distintos avances. Pero además del beneficio que la obra terminada supondrá para ellos, está previsto construir una calzada de mejorado de origen pétreo de 8 metros de ancho, en toda la extensión de la traza de la misma, por lo que también mejoramos condiciones de transitabilidad".


Por su parte, la intendente de Santo Tomé, Daniela Qüesta, dijo que "con este conducto las Adelinas dejarán de padecer problemas severos de anegamiento. Es una gran inversión que quedará tapada bajo la calle, pero mejorará la calidad de vida de los vecinos".


Además se mostró "muy conforme, porque el Acuerdo Capital que firmamos con la provincia se viene cumpliendo punto por punto. En esto tenemos que reconocer el acompañamiento del gobernador Lifschitz y sus ministros, quienes siempre han escuchado y colaborado para resolver cada uno de los planteos que les hemos hecho ante cada obra".