Este miércoles se presentó el proyecto de ordenanza que solicita modificar el reglamento general de tránsito de la ciudad en los casos de comprobarse estado de intoxicación alcohólica al volante durante la conducción.

La modificación propuesta por Martínez Kerz (PJ) estipula que "se entenderá que una persona se encuentra en estado de intoxicación alcohólica cuando la medición alcoholimétrica detecte la presencia de alcohol en sangre, cualquiera sea su concentración por litro".

De esta forma, y de resultar positiva la medición, se considerará como alcoholemia peligrosa y se actuará conforme lo establece la normativa vigente para estos casos sin importar los valores que arroje.

Sin embargo, cuando la medición no supere las dos décimas de gramo por litro (0,2 gr/l) de sangre, no se aplicarán sanciones administrativas. Esto se debe, explica la iniciativa, a que "los dispositivos de medición alcoholimétrica no son perfectos".

"Hay casos de conductores que bebieron alcohol y, sin embargo, el control de alcoholemia les da negativo, porque los dispositivos están descalibrados. Entonces, los 0,2 gr/l están contemplados como un margen de error, no de tolerancia", aclaró el concejal.

El proyecto de Martínez Kerz (PJ-Santa Fe es una Sola) es acompañado en su firma por los concejales Sebastián Pignata y Lucas Maguid y ya pasó el estudio de la Comisión de Desarrollo Social. Ahora, con el proyecto en la Comisión de Gobierno, se espera que obtenga dictamen definitivo en las próximas semanas, para luego tratarse en el recinto.

"Se generará una conducta más responsable en aquellos que deban hacerlo, evitando la especulación sobre las cantidades que se pueden ingerir teniendo en cuenta los umbrales hoy vigentes. Los reflejos disminuyen bajo el efecto del alcohol. El proyecto está pensado para salvar vidas, no para otra cosa: no es algo antojadizo ni caprichoso", expresó el edil.