Santa Fe
Miércoles 09 de Mayo de 2018

Procrear: "Estamos por perder la reserva y nos aumentaron $350.000 la casa"

El testimonio de Virginia Martínez, una santafesina que salió adjudicada en el programa nacional en junio de 2017 y aún espera por la firma de aprobación del crédito.

El sueño de la casa propia se está transformando en una pesadilla para Virginia y Diego, una pareja santafesina que desde junio del año pasado espera poder concretar la adjudicación del crédito que otorga el programa Procrear, en su caso, a través del Banco Nación.

A la inicial caída de dos reservas en una inmobiliaria que no "verificó" bien los papeles, se le sumó el conflicto que viven hoy al tener ya una seña concreta de $50.000 por una vivienda que a octubre de 2017 estaba tasada en $1.800.000 y que aumentó su costo en $350.000 a principios de marzo de este año.

"Hace más de dos meses nos dijeron en el Banco Nación que nuestra carpeta estaba para firmar en la gerencia pero todavía no nos llamaron, siendo que eso es imprescindible para poder pasar el trámite al área legales, donde supuestamente se verifica todo el proceso, se designa un escribano y se cierra todo", comenzó a explicar en diálogo con UNO Virginia.

Y completó: "Mientras tanto, en la espera, a nosotros se nos modificaron los valores de la casa y estamos a punto de perder la reserva".

Corría el mes de octubre de 2017 cuando Virginia y Diego encontraron la vivienda que decidieron comprar con el crédito Procrear preaprobado por el Banco Nación que tenían. Como en la inmobiliaria les dijeron que "estaba todo bien", los jóvenes pagaron los $50.000 de reserva impuesta, pero después les informaron "que la casa tenía una hipoteca" que debía cerrarse para poder tener todos los papeles al día y que "estaba sujeta a la compra de otra vivienda".

"Ya estábamos decidimos por esa propiedad, después de haber recorrido mucho, así que apostamos a la espera, que fue de dos meses, y confiamos en continuar después con el proceso", relató la joven.

Llegó diciembre y con la carpeta con todos los papeles al día, la pareja se dirigió al banco a seguir con su trámite que todavía está inconcluso. Según su relato, debieron esperar más de un mes para lograr la concreción de la tasación y ya llevan más de dos anhelando por la firma en la gerencia.

"Cuando vamos al banco nos dicen que «así son sus tiempos» y nosotros lo entendemos, pero en el mientras tanto, con la suba del dólar, en los primeros días de abril nos llamaron desde la inmobiliaria para decirnos que los propietarios actualizaron el precio de venta y ya no vale $1.800.000 como cuando nosotros la reservamos, sino que ahora cuesta $2.150.000", aseguró Virginia.

Esa noticia, como era de esperar, les cayó como un balde de agua fría, pero sin remedio siguen esperando novedades en la entidad financiera, ya que ahora dar marcha atrás con la compra implicaría –por el tiempo que pasó– la pérdida de la reserva.

"No sabemos qué hacer o si incluso podríamos encontrarnos frente a otra actualización por el nuevo aumento del dólar que hubo en estos días (en el momento en que se les notificó la actualización del precio de la vivienda reservada, el precio del dólar rondaba los $20; unos $2,50 más de lo que valía al momento en que ellos iniciaron el proceso de intención de compra)", afirmó Martínez.

Al tiempo que cerró: "A todo este conflicto se le suma el hecho de que, según se nos notificó por correo electrónico, el tiempo límite para la firma de la escritura que nos da Procrear es el 12 de junio. Es por esto que estamos desesperados, esperamos que toda esta situación no nos termine frustrando nuestro sueño".


El panorama de los que accedieron al crédito para construcción
Es sabido que el precio del dólar suele modificar muchos precios en la Argentina, uno de ellos es el de los materiales de la construcción, los cuales subieron considerablemente de la mano de la escalada de la divisa norteamericana que estaba en 20,88 pesos el 27 de abril y el jueves 3 de mayo alcanzó los 23 pesos para bajar tras la intervención del Banco Central a $22,28.

Esta situación afecta a quienes ya tienen un crédito otorgado para construcción, por ejemplo, ya que los mismos suelen regirse por plazos de entrega determinados por las entidades bancarias de acuerdo al cumplimento de etapas de obra, proceso que está sujeto a la disponibilidad de compra de los mencionados materiales que hoy están atados de manera directa al precio de la divisa.

Según pudo verificar UNO en diferentes corralones, desde aquel primer aumento, el dólar subió casi un 10% y con él se modificaron en igual porcentaje los costos del hierro, alambre, chapas, caños, canales y clavos, entre otros insumos.

Estos incrementos están obligando a los adjudicatarios de los créditos a tener que contar con esas diferencias para salir al hacer frente y completar lo exigido en pos de culminar la anhelada casa propia.