En la zona industrial de la ciudad de Avellaneda, ubicada en el departamento General Obligado, al noreste de la provincia de Santa Fe, se encuentra "Enhebrando metas", una cooperativa dedicada a la confección de prendas cuyo principal objetivo es integrar al sistema laboral a personas sin experiencia previa o que han atravesado problemas sociales. Con una producción mensual de entre 50 y 70 mil prendas, se ha convertido en un actor muy importante de la economía regional y un ejemplo de sustentabilidad económica, social y ambiental.

En los últimos años, la cooperativa ha recibido aportes del Ministerio de la Producción de la provincia para que, a través de la capacitación, incorpore nuevas tecnologías. "Estamos convencidos de que el asociativismo es fundamental para lograr el desarrollo territorial de nuestra provincia, por eso desde el Gobierno fomentamos proyectos inclusivos en lo social y ambientalmente sustentables, pero con una mirada de negocio estratégica que asegure su sostenibilidad", afirmó la ministra de la Producción, Alicia Ciciliani.

Los integrantes de la cooperativa reconocen que tienen el enorme desafío de competir con grandes talleres a nivel nacional. No obstante, afirman que "en una industria que se caracteriza por la informalidad, tenemos la ventaja de estar en regla, cumpliendo con todo lo que pide la ley. En ese contexto, eso se transforma en una fortaleza que nos permite brindar calidad, entrega y confiabilidad a nuestros clientes".

Y comentan su especialidad: "Nosotros hacemos servicios, le vendemos prendas a terceros, que son marcas muy grandes y reconocidas como Mimo & Co, Grisino, Cheeky, Sólido y Wrangler, entre otras. Y estamos auditados por esas marcas".

Impacto socialNatalia Gallotti, una de sus primeras presidentes, comenta que "desde un principio, el emprendimiento se creó con el objetivo de dar oportunidades de trabajo fundamentalmente a mujeres en situaciones de vulnerabilidad y que en general no contaban con conocimientos de costura. A seis años de su creación, ese objetivo se mantiene pero hemos sumado experiencia para volvernos comercialmente más competitivos, desarrollando mejores prendas que podemos vender a mejores precios, lo cual nos permite seguir creciendo y creando trabajo con impacto social", explica.

Actualmente, la cooperativa emplea a más de 160 personas, en su mayoría mujeres de entre 20 y 30 años. Gracias a "Enhebrando metas", estas mujeres han podido acceder a un trabajo digno, casi todas, por primera vez.

Este es el caso de Valeria, una de las integrantes de la cooperativa: "Tengo 22 años y es mi primer trabajo oficial, ya que los que tuve anteriormente no tenían continuidad. Me gusta mi independencia y que el trabajo sea en equipo. Además, tengo la posibilidad de capacitarme, ya que nunca había tocado una máquina de coser".

Historia"Enhebrando metas" inició su actividad en el año 2012 con 24 personas en un predio de la ciudad de Avellaneda donde, según explica Gallotti, "funcionaba la Incubadora de empresas de la ciudad, que consistía en espacios que cedían a proyectos con potencial productivo. Además, en la zona hay otras compañías con la cuales generamos sinergia para ganar clientes, calidad y volumen de producción".

Por último, aunque no menos importante, señaló que "compramos los insumos localmente, entonces trabajamos en la economía regional".

Una cadena completaLa confección de prendas es el último escalón de una importante cadena compuesta por ocho eslabones que se encuentra casi completa en Santa Fe y es responsable de gran parte del dinamismo de la economía del norte provincial.

Desde la semilla, pasando por las máquinas cosechadoras, siguiendo por el proceso de separación de las distintas partes de la flor, hasta los productos como hilos y telas, algodón hidrófilo o subproductos como el aceite o el pellet, la cadena conforma una verdadera economía regional componiendo entre el 20 y el 25 por ciento del Producto Bruto Interno (PBI) de la región, con 50 mil hectáreas dedicadas a la actividad.

El área implica alrededor de 250 productores, afincados en los departamentos santafesinos 9 de Julio, Vera, General Obligado, San Javier y San Cristóbal, a los que se suman otros provenientes de las provincias vecinas. En Argentina hay entre cinco y seis mil productores que dan mano de obra para la confección de prendas a 600 mil personas. De esta forma, cada productor algodonero emplea indirectamente a cien personas, característica que diferencia a éste de otros cultivos donde la relación es mucho menor.