Santa Fe
Sábado 21 de Julio de 2018

Proponen convertir la Granja La Esmeralda en un Jardín Ecológico

"Vemos cómo se han ido acumulando, en los últimos años, diferentes especies, y no en las mejores condiciones; por eso consideramos necesario reconvertir este espacio", señaló la diputada Alicia Gutiérrez, autora del proyecto.

La diputada provincial Alicia Gutiérrez presentó un proyecto de ley que propone la creación de un Jardín Ecológico en el predio donde se encuentra actualmente la Estación Zoológica Experimental Granja La Esmeralda, en Santa Fe, un lugar que nació como un centro de rescate de animales decomisados, víctimas del tráfico ilegal, o llevados por particulares, pero que hoy funciona casi como un zoológico tradicional.

Para la legisladora del SI, "la Granja La Esmeralda se ha convertido en un lugar de paseo para la familia o los contingentes escolares y ha perdido de vista el objetivo primordial que era rehabilitar, para luego liberar, a los animales rescatados. Vemos cómo se han ido acumulando, en los últimos años, diferentes especies, y no en las mejores condiciones; por eso consideramos necesario reconvertir este espacio".

Según consta en la normativa, "el Jardín Ecológico será un espacio de alojamiento, rehabilitación y reinserción de animales silvestres y un paseo público que priorizará la información y concientización sobre la importancia del cuidado y respeto del ambiente, el desarrollo sustentable" y el conocimiento de las interrelaciones entre el ser humano y la naturaleza, con el fin de estimular la preservación de la biodiversidad. Por ende, queda prohibido que los animales albergados, provenientes de decomisos, secuestros, situaciones de abandono o maltrato, sean utilizados para la exhibición o con fines recreativos.

Gutiérrez explicó que se deberá procurar que cada animal que ingrese tenga como destino la liberación en su hábitat o, de no ser posible, su traslado a santuarios del país o del exterior que resulten aptos para la especie en cuestión. Asimismo, se procurará por todos los medios evitar el contacto directo con el público, de modo tal que este no sea fuente de estrés o incomodidad para los animales.

Un antecedente en Barcelona
El proyecto parte del reconocimiento de los derechos de los animales y se encuentra inspirado en una nueva concepción respecto a las instituciones encargadas de protegerlos, como la propuesta Zoo XXI, de Barcelona, que deja atrás el modelo del animal como objeto de exhibición y propone el uso de tecnologías virtuales para conocer cómo se comporta, respetando su condición salvaje y su vida en ambientes naturales.

Para cumplir con estas metas, la Granja La Esmeralda deberá atravesar un proceso de refuncionalización que comenzará con una evaluación del estado general de las especies que alberga y de sus instalaciones que llevará adelante una comisión conformada para tal fin por funcionarios, expertos y miembros de organizaciones proteccionistas.

En cuanto a los fundamentos de la ley, la diputada Gutiérrez sostuvo: "Es tiempo de seguir evolucionando en nuestra forma de vincularnos con los demás seres vivos, y es preciso dejar de lado los viejos paradigmas que vienen sosteniéndose hace siglos, encerrando y castigando a individuos sintientes con la justificación de que son objeto de investigación o recreación". Y para finalizar, agregó: "Este proyecto propicia una transformación en la relación que tenemos con los animales y el medio ambiente, a través de la creación de un espacio de justicia y armonía para todos por igual".