Esta semana, un grupo de psicólogos autoconvocados planteó su disconformidad respecto de las condiciones y el cumplimiento de Iapos en relación al pago de las prestaciones profesionales. "Los profesionales psicólogos de la ciudad de Santa Fe decidimos de forma unánime cesar las prestaciones de psicología a afiliados de Iapos, frente a la decisión arbitraria y unilateral de incumplir nuestro contrato y decidir bajar los aranceles profesionales. Dicha decisión nos obliga a tomar tan drástica determinación en pos de defender nuestros derechos laborales y los derechos de los afiliados. Habiéndonos asesorado legalmente, solicitamos se haga circular dicha información determinando el cese de prestaciones de forma inmediata", informaron en redes sociales.

En ese sentido, desde Iapos se aclaró a UNO Santa Fe, que se trata de "prestadores individuales" que no forman parte de un convenio colectivo. Es decir que, para poder integrar el listado de profesionales de psicología del organismo firmaron individualmente una declaración jurada aceptando las condiciones que se establecieron desde la obra social provincial.

"No hay un convenio de cartera en donde hay normas bien establecidas y un valor fijo para todo el volumen de prestaciones", afirmó la titular de Iapos, María Soledad Rodríguez.

A su vez, Rodríguez aclaró que hasta el momento ninguno de estos profesionales solicitó la baja del padrón y que, por ende, deben prestar el servicio. "En la formalidad y desde lo jurídico siguen siendo prestadores", aclaró y advirtió que si llegaran a presentarse pacientes que denuncien que no fueron atendidos, al haber una obligación legal de hacerlo, el Iapos podría darlos de baja del listado.

La directora del instituto autárquico explicó a su vez que la inexistencia de un convenio entre la obra social y el Colegio de Psicólogos, que en su momento no aceptó el pago por prestación de Iapos que actualmente es de 230 pesos por considerarlo un monto sensiblemente inferior a los 500 pesos que estableció la institución como "arancel ético", deviene también en un problema administrativo para el organismo y, por añadidura, atrasos en los pagos a los prestadores.

"Esa cuestión muy fraccionada, primero trae muchos inconvenientes para ellos (los psicólogos) porque son a lo mejor 500 expedientes que entran por mes. La verdad es un problema, pero bueno, la imposibilidad de armar un convenio con el centro-norte hace que esto sea así hoy", explicó.

Otra cuestión que marcó la directora de Iapos fue que la cantidad de prestaciones el año pasado se incrementó en cerca de 30/35% durante el año pasado cuando la cantidad de afiliados no aumentó en ese porcentaje. "Entonces, este año, en nuestra disposición de aranceles, Iapos dispuso aranceles sujetos a tasas de uso. Iapos comunicó y ellos tuvieron desde el 4 de junio hasta la fecha toda esta normativa", manifestó.

Puntualmente, esa situación fue la que generó el enojo de los profesionales que al recibir las liquidaciones por las prestaciones realizadas observaron que el monto era inferior a los 230 pesos pactados, debido justamente a la "tasa de uso" mencionada por la funcionaria. En algunos casos, los profesionales recibieron menos de 200 pesos por dichas sesiones.

Sin embargo, más allá del reclamo puntual, la situación por el momento se plantea al menos confusa para los afiliados, ya que, como se aclaró, no existe un convenio colectivo con los psicólogos y los acuerdos fueron individuales. Sucede entonces que, desde iniciado el conflicto no hubo reunión entre los profesionales afectados y la directiva de Iapos, porque tampoco fue solicitada, indicó Rodríguez.

"Lo que está saliendo en redes es una comunicación muy informal, porque en Iapos no han pedido reuniones, no han comunicado nada. Sí, se han comunicado prestadores individuales y les hemos explicado la situación sin problemas. Nadie pidió además la baja en el sistema de prestadores", reflejó.

Para los pacientes

La recomendación para los afiliados frente al conflicto, si es que el profesional elegido deja de atender por Iapos, dar aviso al organismo para que se le reintegre el valor de la prestación. Es decir, 230 pesos. Lo que reste para cubrir los honorarios profesionales deberá cubrirlo el paciente.

Por otro lado, si fueran mayoría los psicólogos que decidieran no prestar el servicio, la directora de Iapos advirtió que se abrirá nuevamente el padrón para incorporar nuevos profesionales que quieran ingresar.

"Tenemos una larga lista de espera de profesionales que quieren ingresar y que por una cuestión de volumen, el Iapos va regulando. Entonces, la idea es que la obra social se organice para crear una nueva red con otra perspectiva quizás, más de cartera. Los convenios siempre ayudan a mantener la unidad, el orden", remarcó.

Desde el Colegio

Consultada al respecto, en diálogo con UNO Santa Fe, la presidenta del Colegio de Psicólogos de la provincia (Primera Circunscripción), Mónica Niel, se mostró preocupada por la situación que atraviesan los profesionales, pero aclaró que no existe un convenio entre la institución y el Iapos sino acuerdos individuales. "Nosotros exigimos determinadas cosas para los convenios. Entre ellos que se rijan de acuerdo al arancel mínimo que fijó el Colegio y también que sean contratos por prestaciones, no por cápita o por cartera y no hemos conseguido que Iapos contemple esa situación", explicó.

En esa línea, contó que luego de años trabajando por reintegro con la obra social, algunos psicólogos en forma individual fueron aceptando las condiciones de Iapos que, a criterio del Colegio, "son muy malas", ya en el último tiempo se produjeron demoras de varios meses en los pagos a los profesionales.

"Tuvimos reuniones los psicólogos y también con Iapos, viendo que se regularicen los pagos. Pero, cuando se habían empezado a regularizar, se encontraron con que unilateralmente se había impuesto que superado cierta cantidad de prestaciones, baja el monto establecido de 230 pesos", detalló.

En ese contexto, Niel advirtió que la situación no solo preocupa a los psicólogos santafesinos y contó que este miércoles, desde el Colegio de Rosario (que sí firmó un convenio colectivo con Iapos) también expresaron inquietud porque "les está pasando lo mismo".

"Con lo cuál podremos en su momento hacer algo en conjunto con toda la provincia", adelantó.

Por último, relativizó las advertencias de dar de baja del padrón a quienes se nieguen a atender por Iapos y sostuvo que dicho listado tiene más de 5 años y está desactualizado porque muchos de esos profesionales hace tiempo que ya no atienden por la obra social provincial.