El debate por la legalización del aborto
Lunes 09 de Julio de 2018

Quién es Margaret Atwood, la eterna candidata al Premio Nobel que interpeló a Michetti

La escritora canadiense protagonizó un duro cruce con la Vicepresidenta, Gabriela Michetti.

Margaret Atwood es una escritora y activista canadiense de 78 años. Se la describe como feminista, y en sus obras –novelas, poesías y críticas literarias– abarca, en general, temáticas relacionadas a la opresión de las mujeres, el cambio climático, los derechos humanos, la contaminación, regímenes totalitarios, y otros eventos que cuestionan las estructuras sociales. Se recibió en la universidad de Harvard, institución de la que acumula varios títulos de postgrado. Es miembro del organismo de derechos humanos Amnistía Internacional y eterna candidata al Premio Nobel de Literatura. Actualmente, es considerada una de las principales figuras del mundo de las letras.

•LEER MÁS: Margaret Atwood le responde a Michetti: "¿Un Estado esclavista?"

La multipremiada autora de más de una veintena de libros, en 1985 publicó El cuento de la criada (The handmaid's Tale); una ficción de un presente alternativo - algunos críticos hablan de distopía - en donde hace una fuerte crítica social a las estructuras patriarcales y dictatoriales. La contaminación del medioambiente es uno de los ejes centrales; al parecer, ha implicado que muchas personas sean estériles. Así, las mujeres se ven anulados sus derechos, y pasan a cumplir un rol biologicista reproductivo y servil. La narración ocurre en la República de Gilead en el que gobierna un régimen teocrático --se piensa que se trata de una religión basada en la re interpretación de la biblia cristiana -- con marcadas diferencias de clases sociales en donde los más vulnerables son oprimidos. La protagonista es una criada que vive en la casa de la pareja de esposos Waterford, donde es violada sistemáticamente con el fin de engendrarles un futuro hijo. Atwood ha expresado que tomó a las violaciones, torturas y apropiaciones de bebés ocurridas durante la última dictadura militar en Argentina como una de sus inspiraciones para escribir este libro.


La obra, relatada con crudeza, fue llevada a una serie de televisión homónima en Estados Unidos — protagonizada por Elisabeth Moss —que ha ganado una enorme cantidad de premios y popularidad mundial. La presidencia de Donald Trump, y la ola de distintos gobiernos de derecha asumiendo el poder en varios países del mundo occidental, impulsó que esta producción audiovisual se convirtiera en una especie de alerta social. En Argentina, la figura de Atwood ha sido mencionada en varias ocasiones en los últimos dos meses en los debates por el aborto legal tanto de parte de expositores como por diputados durante la votación del 13 y 14 de junio.

Embed

La periodista Florencia Alcaraz, preguntó durante el debate en referencia a la distopía planteada por Atwood: "¿Qué tan lejos queda esa distopía de nuestra realidad?¿Cuántas historias replican, en parte, el cuento de la criada? ¿Cuántas mujeres en Argentina se sienten presas de sus propios úteros? ¿Cuántas son castigadas con el poder punitivo del Estado porque no quieren ser madres?", y agregó: "Formo parte de una generación de feministas que somos nietas de las Madres y las Abuelas de Plaza de Mayo. Somos hijas del 2001. Aprendimos de Lohana Berkins y de Diana Sacayán. Nuestra escuela son los Encuentros Nacionales de Mujeres, una experiencia política inédita en el mundo. Nosotras nos organizamos y gestamos luchas: parimos el primer Ni Una Menos. Le hicimos el primer paro a este gobierno y empujamos desde acá, desde Argentina, el primer paro internacional de mujeres, lesbianas, travestis y trans junto a más de 50 países del mundo. No nos imaginen a nosotras con túnicas rojas y cofias blancas. No somos ni vamos a ser criadas".

Embed

Por su parte, en la sesión en la Cámara baja del 13 y 14 de junio en la que el proyecto de Interrupción Voluntaria del Embarazo ganó media sanción, la diputada Victoria Donda recordó El cuento de la criada y expresó: "tenemos un gen autoritario que pone a la mujer en un lugar de encierro para criar a sus hijos".


El lunes 25 de junio, a la espera del comienzo de los debates en el Senado, Atwood interpeló a Gabriela Michetti a través de las redes sociales en Twitter: ​"Vicepresidenta de Argentina Gabriela Michetti: no aparte la mirada de las miles de muertes que hay cada año por abortos ilegales. Dele a las mujeres argentinas el derecho a elegir". El mensaje obtuvo casi nueve mil retuits, 18 mil me gusta, fuertes debates y hasta la novelista recibió agresiones. La mención derivó en una entrevista de la mandataria en el diario La Nación donde expresó, además conocer la figura de Atwood pero no haber leído ninguno de sus libros, declaraciones que despertaron polémica por las apreciaciones sobre los derechos de las mujeres: "Y si no te da para criarlo porque no tenés, no sé. piscológicamente en ese momento te sentís que no podés y estás limitada totalmente por eso, bueno, entonces lo podrás dar en adopción y alegrarás a una familia. En mi experiencia, de más de 30 años de trabajo social, las mujeres de menos ingresos son las que más hijos quieren tener y además es como una cosa de empoderamiento tener hijos, ser madres. También me pregunto cuánto hay de utilización de ese tema porque es impresionante, cuando conversás con las mujeres de los barrios ellas te dicen con orgullo: "Tengo ocho, tengo siete"".

Embed

Luego de un intercambio de mails con UNO Santa Fe, la galardonada con el Premio Princesa de Asturias de las Letras en 2008 recomendó en relación a las muertes por abortos clandestinos otra novela de su autoría; Alias Grace. Esta novela de 1996 –que se puede ver como serie hoy en Netflix– es también una narración de la violencia a la que son sometidas las mujeres. En este mundo del siglo XIX, tiene entre sus varios personajes a Mary, una compañera de trabajo de la protagonista Grace, quien muere a causa de un aborto mal realizado. La escena es brutal, envuelta en desesperación e impotencia generada por un contexto social represivo que castiga a las mujeres por no querer ser madres, decidir sobre sus cuerpos o, simplemente, tener una vida sexual activa.

A lo largo de su carrera, ha recibido más de cincuenta galardones, entre ellos, el premio Los Angeles Times Fiction (1986), Nebula Adward (1986), Canadian Booksellers Association Author of the Year (1989), Trillium Book Award (1991, 1993, 1995), Goverment of France's Chevalier dans l'Ordre des Arts et des Lettres (1994), Booker Prize (2000), Premio Príncipe de Asturias de Literatura (2008) y Los Angeles Times Book Prize Innovator's Adward (2012).

En la visita de la novelista a Buenos Aires en diciembre del año pasado, reflexionó sobre las coincidencias entre su novela y la realidad y se preguntó: "La mujer que alquila su vientre, ¿lo hace por elección o por coerción? ¿Lo hace porque es generosa y quiere ayudar o está en una situación de pobreza y lo ve como la única forma de salir de ella? Si hubiese tenido dinero, ¿lo hubiese hecho igual? Hay que tener en cuenta todos estos interrogantes. Es un debate que va a continuar".