Las imágenes cortan la respiración. Un nene colgando de un balcón, con dos hombres que intentan sostenerlo para que no caiga al vacío, y después, cuando la tragedia parecía inevitable, otro hombre salta de balcón en balcón hasta llegar y rescatar al pequeño. Todo pasa en segundos, que parecen años y que llenan de angustia a las miles de personas que viralizaron el video.

Sucedió ayer por la tarde, en un edificio ubicado en Pellegrini al 1300. El desenlace de la situación alivia los nervios, pero deja flotando la duda: ¿qué pasó?, ¿cómo fue que ese chico, que a la distancia luce desnudo, quedó al borde de la muerte? Es difícil imaginar cómo fue a parar a ese lugar y mucho más de dónde salió el coraje de su salvador providencial.

Pablo contó la historia como la vivió, simplemente. "A mí lo que me alerta es que se escucha mucho griterío, gritos desgarradores, ni me imaginé cuando salí que sucedía lo que estaba pasando. Cuando me di cuenta lo que pasaba y veo a Franco colgando, le avisé a mi señora que cuidara los nenes míos, que son chiquitos, y me mandé, ni lo pensé", se explayó.

"Yo estoy en un octavo piso y tuve que pasar todos los balcones del medio, porque ellos están en otra torre y sí le tengo miedo a las alturas, no me acercó a la baranda del balcón, pero en ese momento ni lo pensé, vi lo que pasaba y me mandé", contó Pablo, al recordar ese momento, y confesó: "Me repetía mil veces, no mirés para abajo".

"Lo hice porque vi que no tenían forma de sacarlo al nene, como lo estaban sujetando no iban a aguantar, para poder levantarlo necesitaban a alquien más", continuó Pablo, y concluyó: "Ahora que sabemos que salió todo bien, siento mucha emoción, un gran alivio también. Me gustaría que de esta historia quedara como mensaje que nos ayudemos, que vale la pena".