La senadora nacional por la provincia de Santa Fe, María de los Ángeles Sacnun, visitó esta semana la ciudad de Santa Fe, en la cual se reunió con referentes locales vinculados al comercio, la producción, cooperativas, instituciones de bien público, funcionarios municipales y concejales de la ciudad.

UNO Santa Fe dialogó con la legisladora sobre el proyecto que busca limitar los aumentos tarifarios, que ya tuvo media sanción en la Cámara de Diputados, y que se tratará en el Senado el próximo 30 de mayo: "Fue una semana muy activa en el Senado por el tema de tarifas, que fue la plenaria de comisiones el martes pasado y después de la actividad parlamentaria lo que trato de hacer todas las semanas es recorrer distintos sectores, localidades y pueblos de la provincia para vincularme tanto con ciudadanos en general como también con los sectores de la producción y del trabajo. Así busco poder tener de manera permanente un diagnóstico de la situación que se vive en Santa Fe que no dependa de otro, sino del contacto directo que tenga con los y las ciudadanos", relató.

—¿Qué es lo que se puede argumentar sobre el proyecto para que se dé la aprobación en el Senado?

—En primer lugar, se trata de un proyecto superador. No está invadiendo la facultad que tiene el Poder Ejecutivo de la Nación de fijar la política energética, sino lo que está haciendo es el uso de la facultad que establece el artículo 42 de la Constitución Nacional, que en su última parte lo que hace es insertar los derechos de usuarios y consumidores al ámbito de la Constitución de este contrato social básico que tenemos todos los argentinos. Lo que establece es que le corresponde a la legislación trabajar en los marcos regulatorios; en este caso, de los servicios públicos. Es un marco que claramente debe constituir a tarifas que sean justas, equitativas y razonables. En ese sentido, me parece que la política tarifaria que ha llevado adelante el gobierno nacional de alguna manera ha conculcado estos principios -de los cuales no se debe salir- que tienen que ver con la racionabilidad, la equidad y la justicia de las tarifas. Esto se está haciendo sentir muy fuerte. Se siente en la economía familiar, porque son muchísimas las familias que no están pudiendo hacer frente a las facturas de luz, agua o gas. No da más la gente. En muchos casos sacan hasta créditos personales para poder pagar las tarifas. Y también una profunda demanda de los sectores productivos que nos están diciendo que realmente no están llegando a pagar los costos, incluso planteándose la permanencia de la empresa y la permanencia de la planta de trabajadores.

Además, Sacnun agregó: "Este nuevo índice tarifario que establece el Congreso de la Nación a través de este proyecto de ley ata el aumento de las tarifas al coeficiente de variación salarial. Es decir que las tarifas se pueden aumentar en la misma proporción en que aumentan los salarios y en el caso de las empresas recuperadas, las cooperativas y de los pequeños y medianos comercios, se ata dicho costo a los precios de variación al mayor. Me parece que esa es la importancia de este proyecto que, a su vez, también avanza en su federalización en el sentido de tratar de mantener tarifas que tengan la misma proporción e impacto en toda la República Argentina. Se retoma un poco la resolución de la Secretaría de Energía del 2014, en la cual se mencionaba esta convergencia tarifaria para tratar de federalizar las tarifas. Es un paso adelante. Amplía la tarifa social en el caso de clubes de barrio y de jubilados. Tiene en cuenta las demandas de la sociedad".

—¿Qué pasará en el caso que el presidente Mauricio Macri lo vete?

—En ese caso tenemos que construir la mayoría de dos tercios para insistir con el proyecto. Sino sería muy fácil para el Ejecutivo obstaculizar toda la tarea parlamentaria. Nosotros estamos convencidos de que es necesario sacar este proyecto tal como viene de diputados porque no se admiten más dilaciones. Creo que lo que ha ocurrido hasta ahora han sido todas maniobras dilatorias, porque si el gobierno nacional hubiera querido revisar la política tarifaria lo hubiera hecho en el mismo momento en que la sociedad se comenzó a movilizar contra el tarifazo, a través de los ruidazos y manifestaciones en todo el país y no lo ha hecho. De hecho la semana pasada, cuando se pidió el cuarto intermedio en la Cámara de Senadores para ver si presentaban un proyecto alternativo, esa misma tarde en conferencia de prensa el presidente de la Nación no solo ratificó el rumbo de la política económica y el acuerdo con el FMI, sino que también modificó la política en materia tarifaria por lo que haber tardado una semana más en sacar el despacho favorable fue de alguna manera funcional al gobierno nacional.

Finalmente, la senadora nacional expresó sus expectativas para el próximo 30 de mayo: "Esperamos que ese día el proyecto salga tal cual como está. Nosotros resignamos tratar otros proyectos, uno de autoría de la senadora Cristina Fernández de Kirchner, que fue el primer proyecto de reforma tarifaria que ingresó al Senado, y el otro es de mi autoría, que justamente a lo que va es a cuestionar el componente impositivo, el IVA concretamente. Solo que la diferencia con el proyecto que presenta ahora a último momento el oficialismo es que en mi proyecto plantea una quita absoluta del IVA en el caso de usuarios residenciales y una baja en el caso de pymes, cooperativas y empresas recuperadas. Otra cosa central es que yo no hago recaer el costo fiscal en las provincias, sino que lo absorba el Tesoro de la Nación para hacer viables financieramente a las provincias argentinas", concluyó.