Ayer, el gobernador de la provincia de Santa Fe, Miguel Lifschitz, se refirió a la convocatoria del gobierno nacional para explicarles a las provincias los planes respecto de la reducción del gasto y del déficit fiscal para los próximos meses. El mandatario santafesino señaló que hubiera preferido una convocatoria para "discutir un proyecto de país, para discutir el futuro, para discutir las políticas económicas y no solamente el ajuste".

LEER MÁS: Lifschitz juntó a la Región Centro antes de negociar los recortes con Nación

No obstante, se mostró "dispuesto al diálogo, a escuchar y a tratar de contribuir con la Argentina en la medida que se respeten, por supuesto, los derechos de la provincia de Santa Fe. Primero vamos a escuchar, mañana (por hoy) el ministro Saglione se reunirá con Dujovne, sobre la propuesta que está haciendo la Nación. Nosotros no estamos de acuerdo con que se recorten recursos que le corresponden a las provincias y más en un momento de dificultades de la economía donde es necesario un Estado presente, que no solamente no recorte sino que fortalezca las políticas sociales y que mantenga y sostenga la obra pública que es generadora de empleo y de movimiento económico para el interior del país", manifestó el gobernador.

En ese contexto, en declaraciones a Santa Fe Directo (Canal 13), el ministro de Economía, Gonzalo Saglione, sostuvo que en base a lo que trascendió luego de reuniones similares ocurridas la semana pasada con funcionarios de otras provincias, el planteo de Nación pasará por repasar cuáles son los conceptos con los cuales se transfieren recursos a las jurisdicciones provinciales, tratando de encontrar algún entendimiento de las partes, respecto de en cuales de ellos se puede hacer recortes de cara al Presupuesto 2019.

En los días previos, de acuerdo a lo que trascendió públicamente, luego del encuentro que ya tuvieron Dujovne y Frigerio con los gobernadores de Cambiemos, se habló de cerca de 8.000 millones de pesos, que es lo que debería recortar Santa Fe. Al respecto de esa cifra, Saglione prefirió no opinar "sin tener previamente la información de primera mano", pero aseveró que "los órdenes de magnitud que están saliendo a la luz pública, son sumamente importantes, imposibles de absorber por los presupuestos provinciales".

En esa línea, afirmó que Santa Fe es hoy una provincia "muy ordenada en términos fiscales", aunque anticipó que todos los distritos nacionales van a sentir "el impacto de la caída en la actividad económica que se avecina en este segundo semestre de 2018".

"Eso efectivamente, supone menor recaudación. Vamos a tener impacto sobre el nivel de gasto público derivado de la aplicación de la cláusula gatillo para los trabajadores del Estado. Digo, a pesar de que tenemos nuestras cuentas en orden, efectivamente todos los gobiernos provinciales enfrentamos un segundo semestre 2018 que se avizora sumamente complejo", advirtió.

Frente a ese escenario, planteó que lo que debe primar es "la equidad en el reparto de los costos de esta situación", ya que se trata de una decisión del gobierno central la de acudir al FMI y comprometerse a un déficit fiscal de 1,3% para 2019. "Creo que es necesario que el país se encamine en un escenario de equilibrio fiscal, pero lo que debemos discutir seriamente es cómo se logra. Porque acá hay responsabilidades que no son idénticas para todos los actores que estamos en la mesa. La mayoría de las provincias tienen sus cuentas bastante equilibradas, el gran problema de déficit fiscal en Argentina desde hace bastante tiempo, lo tenemos en el nivel nacional de gobierno", planteó.

En ese sentido, manifestó que no se debe solucionar un problema generando otro. "No debemos solucionar el problema del déficit, generando un problema de déficit en las provincias que hoy no tenemos", dijo.

Discriminación de Nación

Al igual que durante los años del kirchnerismo, en la actualidad, el gobierno provincial también plantea inequidad en el reparto de fondos, por fuera de la coparticipación. En ese marco, Saglione recordó que Santa Fe representa en cuanto a población y producción del país, entre 8 y 9% del total nacional, pero sin embargo lo que recibe es muy inferior.

"Santa Fe hace muchos años que en materia de recursos discrecionales de Nación, ha venido recibiendo un porcentaje muy por debajo de lo que es nuestra participación en la economía nacional. Cuando uno ve las transferencias para obra pública que hace el gobierno nacional, hemos venido recibiendo hasta este año, en el primer semestre, el 2%. Es una cuarta parte de lo que Santa Fe representa. ¿Ahora que llega el momento de reducir las transferencias, nos van a considerar con el 8% o con el 2%?", se preguntó irónicamente el ministro de Economía de la provincia.

"Un ejemplo concreto, en los primeros seis meses de 2018, en un momento en el que Argentina ya tenía una crisis fiscal, la ciudad de Buenos Aires recibió para obras de transporte, 1.800 millones de pesos de regalo de todos los argentinos. Es decir, todos los argentinos contribuimos con impuestos que pagamos al Estado nacional, a financiar una obra muy importante seguramente para Buenos Aires, pero todas las demás provincias, ¿cuánto recibimos para obras de transporte? Cero contra 1.800 millones de pesos en seis meses. Entonces, si ahora hay que hacer un ajuste, ¿cómo ajusto cero? ¿Ciudad de Buenos Aires va a dejar de recibir esos aportes para hacer obras?", cuestionó Saglione.