La invisibilidad que han sufrido las mujeres a lo largo de la historia es desigualdad de género. Esta muestra fotográfica colectiva se propone rescatar el protagonismo de la mujer a nivel social, cultural, económico y político, a través de imágenes que intentan hacer visible los mitos y desafíos de lo que no se ve a simple vista o ha sido invisibilizado.

La humanidad está siempre atravesada por un hecho del cual no puede escapar: la vida misma. En esta muestra colectiva fotográfica se ha logrado "visibilizar" como testimonio de nuestro tiempo las realidades de algunas mujeres, sus vivencias y luchas.

Surge, entonces la pregunta: ¿ha sido la mujer la más atravesada y arrasada por su género desde tiempos ancestrales?

Y la respuesta llega clara y evidente: hay cientos y miles de mujeres cuyas voces, sentidos, ideas, cuerpos no han podido "ser visibilizados", no han logrado ser escuchadas o todavía no pueden hacerlo. Y lo más grave es que han sido silenciadas, asesinadas, víctimas de una sociedad machista y patriarcal y otras viven con temor y dolor su diaria existencia.

Edith Piaf "El gorrión de París" con su dulce voz decía "No me arrepiento de nada" y en ese sentido las mujeres representantes de los movimientos feministas se han dejado oír ante tantos femicidios y abusos, son parte testimonial de esta muestra que" no se arrepiente" de ser expuesta.

Cada artista con su lente ha captado el mensaje. Lo lanza y configura en sus imágenes una nueva forma de visibilizar e mundo de las mujeres. Cada serie de dípticos o trípticos propone instantes diversos, a saber:

Un refugio de mujeres víctimas de violencia de género, con sus hijos y esa soledad con cierta esperanza, cargada de tristezas.

Trabajadoras de Bolivia con colores y esa magia de América, estallando en soles, con las economías populares y su ejemplo por sobrevivir.

El blanco y negro de las calles de Rusia, ellas con sus abrigos donde se perciben soledades en ese gris lluvioso... Urbanas, féminas al otro lado del mundo, nos interpelan.

Las madres jóvenes y sus niños recién nacidos nos revelan estas sobrevivientes de la maternidad donde las biografías son desconocidas, sus hijos y el lugar.

Pies de ballet en paso clásico que se posicionan para ejercer su arte en contraste con piernas cuyos tatuajes contemporáneos diversifican otra belleza e intereses colocados en contraste. Hay espejos en los reflejos de la joven que se convierte en mujer. El rostro y fragmentos de su cuerpo validan la belleza de su ser. Un futuro de vida que comienza. Otra serie es la de varias mujeres en la playa, con el sol, en la práctica del deporte, fotos y mar desde otra perspectiva social. Existe la risa y el lugar para la diversión.

Hay un trágico abandono de las personas porque nadie se ocupa de ellas y donde no existe el amparo, sólo la soledad. Objeto y seres humanos perdidos en su propio mundo, en el que no hay conciencia colectiva de estos hechos.

Por todo esto nos hacemos eco de lo expresado por Rigoberta Menchú: "La paz no es solamente la ausencia de guerra, mientras haya pobreza, racismo, discriminación y exclusión difícilmente podremos alcanzar un mundo de paz".

Exponen: Laura Aguzín - "Fragmentos mujer adolescente" Daniel Alvarez - "Momentos" Roberto Guidotti - "Abandono - Solidaridad" Beatriz Leguiza - "Legado" Mónica Marinaro - " Mujer almaamericana" Estefanía Rotman - "Lejanas y también nuestras" Claudio Siboldi - "Escensials"

Carolina Tarré - "Empoderadas" Alejandro Welschen - "Neo"

La Fotogalería y El Taller permanecerán abiertos de lunes a viernes de 18.30 a 21.