Este martes, cuando promediaba la tarde, en el kilómetro 10 de la ruta provincial 2, oficiales y suboficiales de la Policía Federal Argentina detuvieron la marcha de un colectivo, requisaron a todos y cada uno de los pasajeros, valiéndose de la inestimable ayuda de la perra adiestrada por la fuerza de seguridad nacional llamada "Tita", la que halló en una bolsa de uno de ellos dosis fraccionada de marihuana y de cocaína.

El dueño de los estupefacientes es un hombre de 33 años, que bajo la pantalla de afirmar que es changarín de albañilería, en realidad se dedicaba a la venta y distribución minorista de estupefacientes en la ciudad de Laguna Paiva, adonde tenía fijada su residencia personal y familiar.

Vendedor de drogas

El procedimiento de los federales contó con varios testigos que fueron el chofer y los pasajeros del colectivo, que observaron cuando el perito técnico de Policía Federal Argentina, constató la reacción de los químicos que confirmaron que se trataba de marihuana o cannabis sativa y de cocaína. Posteriormente, el hombre detenido de 33 años fue alojado en la delegación Santa Fe de la Policía Federal Argentina, adonde quedó alojado en un calabozo, fue identificado y se le formó causa como infractor de la ley nacional de estupefacientes N° 23.737.

Comando unificado

Informaron la novedad sobre la ocurrencia del procedimiento a la Jefatura de la Policía Federal Argentina, y éstos hicieron lo propio con el juez federal N° 1 con sede en la ciudad de Santa Fe Reinaldo Rodríguez, secretaría penal Santiago Saux. El trabajo desplegado en todo el territorio santafesino se enmarca en las acciones del Comando Unificado entre las fuerzas federales con la Policía de Santa Fe, acordado entre los gobiernos de las respectivas jurisdicciones.