Las ventas minoristas de los comercios Pymes finalizaron junio con una caída de 4,2% frente a igual mes del año pasado. Así lo informaron desde la Cámara Argentina de la Mediana Empresa.

La buena es que frente a mayo se registró un crecimiento del 15,7%. Se explica en que en el sexto mes del año está el Día del Padre y comienzan los anticipos de aguinaldo que le inyectaron más liquidez al mercado de consumo.

Sin embargo, la volatilidad del dólar y el deteriorado poder adquisitivo de las familias retrajeron las decisiones de gasto, sobre todo de bienes durables. Tampoco ayudaron el paro general, el de camioneros y los partidos de la Selección (que sólo movilizaron ciertos rubros), que dejaron las calles vacías y restaron ventas al comercio Pyme.

Hay que tener en cuenta que ya en junio de 2017 habían caído 1,4%, lo que refleja la difícil situación que atraviesa el comercio Pyme.

En junio de este año, sólo el 24,3% de los comercios consultados tuvieron alzas anuales en sus ventas (en mayo 25,8% y en abril el 32,8%). En cambio, el 64,9% tuvo variaciones negativas y el 10,7% se mantuvo sin cambio.

Además de la debilidad en las ventas, los comercios debieron hacer frente a los mayores precios con que llegó la mercadería. Aumentos que, en parte, fueron absorbidos por el comercio para no afectar la demanda.

Las siguientes fueron las principales variaciones en los volúmenes físicos vendidos en junio de 2018 frente a igual fecha de 2017 relevadas en 2.000 comercios físicos del país: